El pozo de los deseos reprimidos

Crítica a 'Civil War'

Por supuesto que corrí a ver Civil War al cine más cercano a mi casa y todavía no me repongo de la impresión.

¿Por qué? Porque la película es buenísima.

¿En qué me baso para decirle esto? Primero, en la redondez de su guión. Qué cosa tan más inteligente, completa y compleja.

Civil War no es un filme bobo y eso me encanta, porque termina de devolverle la dignidad a la gente que ama esta clase de historias.

Segundo, en el costo de esta joya. Imagínese lo que significó rodar esto en un montón de países, el tamaño de la nómina y lo que se tuvo que pagar por cuestiones técnicas.

Es un privilegio poder ver una inversión de esta naturaleza.

Y tercero, por el tema del espectáculo.

Cuando uno mira una película de superhéroes ve una película de superhéroes. Punto. O sale uno, o salen tres o, máximo, un puñado como en X-Men.

Aquí sale media humanidad de Marvel y cada uno de estos personajes se luce al extremo en una avalancha de emociones, golpes y batallas.

Civil War es el título perfecto para las nuevas generaciones que adoran la estimulación, el multitasking y los videojuegos. ¡Es una fiesta!

Aquí me puedo quedar todo el día elogiando esta pieza que narra una serie de diferencias entre muchos de nuestros superhéroes favoritos como el Capitan América, Ironman, Spiderman y Antman.

¿Pero cuál es la nota en términos periodísticos? Lo que dice.

Civil War, al igual que Batman v Superman, es una cinta sobre la polarización, la decadencia de nuestras autoridades y la relatividad de los valores. Es todo un tema.

¿Qué nos quieren decir los personajes de estas historias al insistir en que no es posible que vivamos sin pelearnos?

¿Usted cree que sea casualidad que ésta sea la temática de moda justo hoy que el mundo vive tantos conflictos y que Estados Unidos va camino a sus próximas elecciones presidenciales?

¿A usted se le hace una coincidencia que la figura de la autoridad se esté convirtiendo en estas cintas en algo negativo, inflexible y obsoleto?

¿A usted no le llama la atención que en estos filmes, por ejemplo, el que mata a personas inocentes o el que traiciona a los amigos sea bueno y el que defiende los valores tradicionales, malo?

Civil War es una gran película, pero sí tenemos que analizarla y ponerla en contexto porque hay cosas que si seguimos tomando sin reflexionar nos pueden invitar a ver como normales situaciones que no lo son. ¿O usted qué opina?

'ICEBERGS'

El espectáculo mexicano está viviendo una revolución que no está siendo documentada a gran escala por la prensa especializada.

Por diferentes circunstancias que tienen que ver con el cine, la televisión, la economía, los nuevos hábitos y costumbres, las distancias y las fuentes de trabajo, cada vez tenemos más propuestas más sorprendentes en espacios más insólitos.

El viernes pasado tuve el honor de ser padrino del estreno de Icebergs al lado de Genoveva Martínez, Arlette Pacheco y Mike Biaggio.

Es una obra de Adriana Hammeken producida por Enrique Madrid que se está presentando en el foro de la Casa Quimera de la Ciudad de México.

¿Qué es Icebergs? La respuesta a conceptos como Microteatro y Teatro en Corto.

Como usted sabe, cuando uno va a Microteatro o a Teatro en Corto se la pasa recorriendo las diferentes habitaciones de una casa para ver puras obras cortas que comienzan y acaban en minutos.

Icebergs es todo lo contrario. Es una habitación de una casa donde se montan y desmontan varias obras cortas sin que usted tenga que ir de un lugar a otro.

Por si esto no fuera suficiente, Casa Quimera es una de esas casonas de principios del siglo XX que se han estado transformando en mezcla de mercado hipster con conglomerado de aventuras gourmet.

Resultado: usted puede tomarse una copa, un café o comer algo verdaderamente exquisito, ahí mismo, antes o después del teatro para redondear todavía más la experiencia.

Las obras son simple y sencillamente fabulosas, interpretadas por unos actorazos que lloran, sudan y se desnudan mientras llevan al público de la risa al llanto.

Yo las amé porque todas son terapéuticas, liberadoras. Las cuatro que me tocó ver hablaban de la vida, de la muerte, del amor y de la mujer.

Icebergs es materia obligada para todos los que estamos preocupados por las cuestiones de pareja, de familia y de género.

Es parte de esta revolución artística que se está viviendo en el México de hoy y que urge que reconozcamos y que apoyemos con nuestra presencia y con nuestros aplausos.

Casa Quimera está en Orizaba 131 en la colonia Roma de la capital del país. Icebergs se presenta solo durante el mes de mayo los viernes a las 20:00 y 21:30 y los sábados a las 19:30 y 21:00.

Por favor, luche por verla o por acercarse a sus responsables para efectos de giras y presentaciones privadas. Vale mucho la pena. De veras que sí.

@AlvaroCueva