El pozo de los deseos reprimidos

"Caminos de Guanajuato"

Espantosa. Caminos de Guanajuato, la nueva telenovela de las 21:00 de Azteca 13, se me hace espantosa. No la soporto. La veo y me pongo de malas.

¿Por qué? Porque está mal hecha, grabada como con dos pesos, a la carrera pero, sobre todo, porque está llena de baches tanto a nivel adaptación como a nivel dirección de escena.

Usted no tiene ni la más remota idea de lo decepcionado que me siento de este proyecto.

La razón es muy simple, creo en la competencia, creo que poder elegir es un privilegio, y la idea de que Azteca Novelas fuera a producir Caminos de Guanajuato me llenaba de alegría.

¡Imagínese! Representaba el regreso de la televisora del Ajusco a las ligas mayores, a volver a tener una barra de melodramas seriados, a volver a producir, al mismo tiempo, tres títulos diferentes.

¡Qué ingenuo fui! Deje usted que ninguna de las tres telenovelas que Azteca 13 tiene en este momento le llega a los talones a Avenida Brasil.

Caminos de Guanajuato, que es la que está colocada en el horario más importante, es la peor.

Así en el barrio como en el cielo tiene una manufactura exquisita, UEPA tiene un trabajo de redes sociales que la convierte en algo distinto.

¿Qué tiene Caminos de Guanajuato? ¡Nada! Es más, se ve fea.

Mientras que la mayoría de las telenovelas que se están haciendo se ven como si estuvieran hechas en cine, ésta luce como capítulo de El Chavo del Ocho de 1974. ¡Cartón sobre cartón!

Estamos en 2015. A estas alturas de la historia de la televisión mexicana es imperdonable, por ejemplo, que en una escena una actriz salga con un bolso, cruce una puerta y que en la siguiente, ya no traiga nada.

Bueno, esto, que sería una nota reprobatoria para cualquier estudiante de comunicación, pasa en Caminos deGuanajuato que, se supone, es un melodrama profesional, estelar, calidad de exportación.

¿Usted entiende por qué esta emisión se llama Caminos de Guanajuato?

¿Qué tiene que ver con la canción de José Alfredo Jiménez? ¿Qué tiene que ver con la idea de los caminos? ¿Qué tiene que ver con Guanajuato?

Son vinos, es San Miguel de Allende, solo San Miguel de Allende, no todo Guanajuato.

La expresión Caminos de Guanajuato no le dice nada a nadie y tan no le dice que el tema musical está como pegado a la fuerza, incluso, sobre unos créditos de presentación que parecen copia de los de Cielo rojo.

Como usted sabe, esta producción es un remake de la inolvidable ficción española Gran reserva.

Era una especie de primetime soapopera sobre gente rica que vivía cualquier cantidad de intrigas para alcanzar el amor y conservar el poder.

Gran reserva era una serie. Caminos de Guanajuato es una telenovela. ¿Por qué nadie se fijó en ese detalle a la hora de adaptar?

Serie y telenovela no son lo mismo. ¡Hasta cuándo lo vamos a entender! Y si no me cree, hágame el favor de contestarme las siguientes preguntas:

Gilberto (Erick Hayser), el protagonista de este melodrama, al principio era malo. ¿Por qué? ¿Usted lo sabe?

Si no lo sabe, el hecho de que ahora tenga amnesia y que sea bueno le debe importar un comino.

Si le importa un comino, ¿qué caso tiene perder el tiempo dándole seguimiento a un personaje así?

¿Por qué, si Gilberto era malo, Florencia (Iliana Fox), la heroína de esta historia, lo amaba?

Una mujer que ama a un hombre malo tiene que ser estúpida. ¿Usted seguiría las aventuras de una mujer estúpida?

¿Y qué me dice de María Clara (Alejandra Lazcano), la esposa de Gilberto?

A ver, la señora le pone el cuerno a su marido con Rómulo (Alberto Guerra), su cuñado.

¿Qué le impide dejar a Gilberto para irse con él? ¿El dinero? Por supuesto que no, porque Rómulo es igual de rico que su esposo.

¿La hija que tiene de Gilberto? Claro que tampoco. Jamás hemos visto una escena donde nos quede claro que María Clara adora a su niña.

¿Entonces no lo deja porque lo ama? ¿Si lo ama, entonces por qué le pone el cuerno? ¿Por qué? Parece tonta.

Tonta ella, tonto Gilberto, tonto Rómulo. ¡Tontos todos!

El conflicto aquí es que no hay conflicto, que todo está puesto como por capricho.

Y dele gracias a Dios que mi columna no es más grande, porque si no, le llenaría el periódico con cuestionamientos iguales o peor que estos.

Ni siquiera me metí con la parte de thriller que, se supone, es la que le da sustento a esta telenovela y que es la más descuidada de todas.

No se vale, porque todos los actores que aparecen en ese melodrama son extraordinarios y porque con un buen libreto, una buena dirección y otra producción hubieran hecho maravillas.

¿Ahora entiende cuando le digo que esto es espantoso, que me siento decepcionado?

Por más mal que estén las cosas, el público de la televisión abierta nacional se merecía algo diferente, bien hecho, emocionante, y Caminos de Guanajuato no lo es. ¿O usted qué opina?  

http://twitter.com/AlvaroCueva

www.facebook.com/AlvaroCuevaTV