El pozo de los deseos reprimidos

Buen año para el mundo


Fascinante. La televisión internacional que pudimos ver durante 2013 fue fascinante.

¿Por qué? Porque en los últimos 12 meses las más importantes casas productoras del mundo se preocuparon por crear conceptos cada vez más sofisticados, modernos, espectaculares y competitivos.

Y ahora por casa productora no solo entendemos a las típicas empresas que trabajan para los canales abiertos o de paga de toda la vida.

No, ahora también están las agencias que colaboran para los sistema de distribución en línea como Netflix, lo cual enriquece todavía más al mercado.

En el año que está por terminar vimos verdaderas obras maestras y lo más interesante es que ahora sí podemos decir que la televisión no le pide nada a nadie, ni al cine, ni al teatro ni a la literatura.

2013 fue el año en que la televisión se convirtió en arte a través de joyas como Breaking Bad, Game of Thrones, House of Cards, Master of Sex, Sherlock, Mad Men, Dr. Who, Black Mirror, Scandal, Les Revenants, Boardwalk Empire, The Good Wife y Downton Abbey.

¿Y qué me dice de fenómenos indiscutibles como The Walking Dead, The White Queen, Under the Dome, Call the Midwife, Dexter, Dracula, Hannibal, Grimm, Revolution, Bates Motel, True Blood, Isabel, Hit and Miss, Da Vinci’s Demonds y Orange is the New Black?

¿Qué me dice, insisto, de American Horror Story: Asylum, American Horror Story: Coven, The Newsroom, Veep, The Following, Homeland, Hostages, The Black List, Falling Skies, Arrow, Sleepy Hollow, Agents of S.H.I.E.L.D., Once Upon a Time, Defiance y Nashville?

Estamos ante una temporada histórica donde lo mismo se generaron películas como Behind the Candelabra que documentales como Mea Maxima Culpa, eventos especiales como The Victoria’s Secret Fashion Show 2013 que premiaciones tan espectaculares como los MTV Video Music Awards 2013.

Nos podemos volver locos de placer con el altísimo nivel al que la televisión extranjera llegó en los últimos dos semestres y no solo estamos hablando de ficción.

Acuérdese de todo lo que vimos en materia de deportes. ¿A usted ya se le olvidó la genialidad del último Super Bowl? ¿Ya se dejó de sorprender con las transmisiones de la UFC? ¿Ya dejó de apreciar lo que vimos en torno a eventos como el Rally Dakar, la Nascar y el US Open?

Nada más la televisión global que se hizo para niños fue una locura. Fuimos de los relatos de misterio de The Haunting Hour de HBO Family a los arrebatos de Crash & Bernstein de Disney XD pasando por Doki, la serie, y por maravillas como la nueva temporada de Velozmente.

Y es que cuando hablamos de televisión internacional no solo hablamos de títulos de Estados Unidos, Asia o Europa, también hablamos de América Latina.

Fue impresionante la manera como los grandes corporativos globales invirtieron en nosotros para crear proyectos como Lynch, Prófugos, El negocio y Dos lunas.

Y ya que estamos hablando de América Latina, no hay manera de repasar lo que usted y yo vimos de enero a la fecha sin felicitar a países como Colombia por títulos como Pablo Escobar, el patrón del mal.

2013 fue un gran año para la televisión de otros países, para una televisión que no se conforma con telenovelas, teleteatros didácticos y programas unitarios, para una televisión que invierte en reality shows.

Nada más en nuestra región del continente gozamos de espectáculos tan asombrosos y entrañables como las nuevas, corregidas y aumentadas temporadas de éxitos como Mexico’s Next Top Model, Project Runway Latin America y The Amazing Race Latin America, sin contar con lanzamientos como Lucha de reinas.

A esto súmele ejercicios de otros lugares que todos amamos desde hace años como American Idol, Dancing with the Stars, The Voice, Master Chef y Cupcake Wars.

¿Pero sabe dónde realmente se sintió la grandeza de 2013? En la producción de comedias.

Pocas veces en la historia de la comunicación hemos tenido tantas comedias, tan buenas y tan diversas como en los últimos dos bimestres.

¿Por dónde empezamos a elogiar? ¿Por Modern family, The Big Bang Theory, Mom, The Michael J. Fox Show, Two and a Half Men o por How I Met Your Mother?

¿Por Super Fun Night, Saturday Night Live, Little Britain, New Girl, Melissa and Joey, Web Therapy, 2 Broke Girls, Portland, Miranda, Mike and Molly, por mencionar solo unos cuantos títulos. 

En 2013 no hubo manera de darse abasto con semejante cantidad de propuestas como no hay manera hoy de mencionarlas todas.

Y eso que no estoy incluyendo producciones de países que también se merecen todo nuestro respeto como Japón y Corea. ¡Imagínese!

Fascinante, la televisión internacional que pudimos ver durante 2013 fue fascinante. ¿A poco no?   

alvaro.cueva@milenio.com