El pozo de los deseos reprimidos

Beakmann, "El Chapo" y Sochi 2014

Tuvimos un fin de semana intenso. ¿No me cree? Pues nada más échele un ojo a esto. El orden es cronológico.

Beakman en México

Yo no sé si usted tenga 20, 40 o 60 años como para apreciar esta nota, pero lo que le voy a comentar a continuación se me hace particularmente importante.

¿Qué? La visita de Paul Zaloom a la UNAM en la Ciudad de México.

¿Quién es Paul Zaloom? El protagonista de una serie de corte cultural, importada, que se comenzó a transmitir en Canal Once en los años 90. Se llamaba El mundo de Beakman.

¿Qué fue lo que pasó? Que hoy, a casi 20 años de distancia, Beakman vino a México, que sus presentaciones se transmitieron por diferentes medios (internet, OPMA y TvUNAM) y que triunfó.

Lugares agotados en tiempo récord, masivos inesperados, multitudes felices, ruido en las redes sociales.

¿Cuál es la nota? Primero, que quiero que se dé cuenta de que el éxito existe no solo en Televisa y en Azteca, de que los programas culturales pueden ser y son un cañonazo, y que lo que se transmite en nuestros medios públicos es tan importante como lo que se transmite en nuestros medios privados.

Segundo, que me parece lamentable que esto haya venido de la UNAM y no del Instituto Politécnico Nacional ni de su señal, el Canal Once.

¿Cómo es posible que la frecuencia a través de la cual conocimos a Beakman se haya quedado callada? ¿Cómo es posible que no haya hecho nada? ¿Cómo es posible que siga insistiendo en borrar su pasado y que nadie la ponga en su lugar?

Y tercero, ¿cuál va a ser el Beakman al que le rendiremos culto dentro de 20 años? ¿Laura Bozzo? Es una vergüenza que ya no se hagan ni se transmitan programas así. ¿O usted qué opina?

“El Chapo” Guzmán

Por primera vez, en años, vimos algo parecido a una emergencia mediática nacional que obligó a la mayoría de nuestros canales tradicionales a interrumpir sus trasmisiones regulares para informarle a la población de algo importante.

¿Qué? La recaptura de Joaquín El Chapo Guzmán, uno de los delincuentes más buscados del mundo.

Hace mucho que no se veía tanta efervescencia: Joaquín López-Dóriga en ForoTv, Javier Alatorre en Azteca 13 y cápsulas en Proyecto 40, más coberturas especiales de CNN en Español, MILENIO Televisión, ExcélsiorTv y Cadenatres.

A lo mejor no sintonicé el momento adecuado, pero no vi nada de acción ni en EfektoTv, ni en TeleFórmula ni en los medios públicos con sede en el Valle de México. Por favor, corríjame si estoy mal.

A esto súmele lo que pasó en la radio con casos como el de Carmen Aristegui o en las redes sociales donde el tema fluyó de una manera espectacular.

¿Cuál es la nota? Uno, que yo no sé si fue por la magnitud del acontecimiento, por el cambio de sexenio o por qué, pero por un momento la mayoría de la televisión mexicana volvió a la sana costumbre de poner la información como una prioridad frente a sus intereses comerciales.

Y dos, el magnífico trabajo de ExcélesiorTv. ¡Qué barbaridad!

Nadie cubrió esta nota durante tanto tiempo, con tanto profesionalismo, con tantas voces y con tantos recursos, al instante, como este equipo encabezado por un Pascal Beltrán del Río instalado en lo que ya es, un líder de la información.

Hasta hubo sinergia con otra mesa, magnífica, de Cadenares. ¡Felicidades!

¡Adiós olímpicos!

Ayer terminaron los Juegos Olímpicos de Invierno Sochi 2014 y yo todavía estoy conmovido ante la belleza de esa ceremonia.

No cabe duda, los rusos son unos genios para el manejo de las emociones.

Imposible no llorar al evocar a sus grandes artistas. Imposible no volver a llorar al recordar al osito Misha de Moscú 80. Imposible no llorar todavía más cuando apagaron la flama.

¿Cuáles serían las conclusiones desde la perspectiva de la industria de la televisión?

Que aquí hubo un reacomodo de fuerzas. Hay un antes y un después de Sochi 2014.

Ahora hay un nuevo jugador en las pantallas: Claro Sports. Ahora, Conaculta Canal 22 ha surgido como potencia mediática. Ahora, volvemos a apreciar la maravilla de la televisión de paga gracias a ejercicios tan gloriosos como el de ESPN.

Y ahora, las internet y las apps nos han permitido gozar, como nunca lo habíamos hecho, de un evento de esta naturaleza.

Sí, fue obvio que algunas casas como Claro Sports fueron corrigiendo sobre la marcha y que otras como Canal 22 necesitan más apoyo para seguir cumpliendo.

Pero ahora todos somos otros. Esto nos sirvió, nos pegó, nos hizo crecer.

A todos los involucrados: por favor, júntense y, con lujo de humildad, critíquense y perfeccionen.

La televisión mexicana está pasando por un momento difícil. Hay mucho odio en el ambiente.

Ustedes, los que crean, tiene que hacer mejores contenidos que nunca para lo que viene. No se distraigan ni se confíen.

Que Sochi 2014 sea su punto de partida. Que Sochi 2014 sea una lección.

Vale la pena. ¿A poco no?  

http://twitter.com/AlvaroCueva

www.facebook.com/AlvaroCuevaTV