El pozo de los deseos reprimidos

'Batman vs Superman'

Tuve el honor de estar en la premiere de Batman vs Superman el sábado pasado en el Auditorio Nacional de la Ciudad de México.

E independientemente del orgullo que sentí al ver a esas estrellas y a esos creadores de una de las empresas cinematográficas más fuertes de todo el planeta, le tengo que decir algo muy importante no solo como crítico profesional de espectáculos con 29 años de experiencia en este negocio.

Se lo digo como amigo: ¡Amé Batman vs Superman! Me volvió loco. Me hizo soñar, reír, temblar, gritar y hasta suspirar.

Si hay alguien que podría tener tatuados los emblemas de esos personajes en la piel soy yo. Significan mucho para mí. Los adoro. Los domino.

Bueno, así como se lo estoy diciendo: esta es la mejor película de superhéroes que se ha hecho hasta ahora. ¡La más grande de todas!

Y como blockbuster tengo la obligación profesional de comentarle, con todo el dolor de mi corazón, que es infinitamente superior a otros fenómenos recientes como Star Wars: Episodio VII.

¿Por qué? Por una sencilla razón. Aquí hay un sustento editorial, una propuesta a nivel contenidos.

Batman vs Superman no es una cinta nada más para que la gente que busca entretenimiento se la pase increíble viendo peleas y efectos especiales.

Es una obra profundísima donde, el que guste, va a encontrar tremendas críticas políticas, económicas y sociales.

No le voy a vender trama, no se asuste. No me interesa. Lo que sí quiero es que usted entienda la magnitud del filme que se va a estrenar en unos cuantos días y que corra a verlo con toda su familia.

Por nada del mundo se vaya a quedar en casa. Estoy convencido de que habrá un antes y un después de Batman vs Superman tanto en el universo de los superhéroes como en la historia de la cinematografía.

¿A usted no le interesa ser parte de la historia? ¿A usted no le interesa decir "yo estuve ahí"?

Comencemos por la parte ruda, por la polémica. Millones de fanáticos en los cinco continentes tenían dudas de que esto estuviera bueno y de que los actores dieran el ancho.

Si hay algo complicado en la industria del espectáculo es crear contenidos de superhéroes que respeten el origen de cada uno de los personajes en papel, que tengan una lógica y que al mismo tiempo sean capaces de construir algo nuevo.

No, pero espérese, cuando nos detenemos en la parte del reparto esto se pone peor. Muchas personas han interpretado tanto a Batman como a Superman y ni hablemos de Wonder Woman.

No cualquiera puede lidiar con las comparaciones sin mencionar todo lo que hay que hacer para interpretar estos roles a nivel físico y emocional. Es la cosa más demandante del mundo.

Bueno, si usted tenía dudas, olvídelas. Batman vs Superman es fabulosa.

Respeta la esencia de los cómics, de los personajes y los lleva más allá, a un nivel apenas comparable al de la mitología griega o egipcia.

Estamos ante algo muy fuerte, poderoso, perfecto. Y el reparto está de alarido.

La vida de Ben Affleck jamás volverá a ser la misma. Su Batman es potente, inmenso, un hallazgo y tiene algo que no había tenido ningún otro Batman en ninguna otra película: liderazgo.

Qué manera de construir algo enorme, creíble y con un peso moral. No hay manera de verlo y de no adorarlo, respetarlo.

Henry Cavill sigue siendo el mejor Superman de todos los tiempos, pero hay algo que no le puedo dejar de mencionar y que es muy obvio en esta cinta: su crecimiento actoral.

Este señor ya no es solo El hombre de acero, es el gran actor que se puede poner al tú por tú con cualquiera sin perder el tono de un trabajo de superhéroes.

Gal Gadot hace de Wonder Woman una de las creaciones más completas y complejas del cine de los últimos años.

Esto ya ni siquiera es una cuestión de género, es un asunto superior que involucra a hombres y mujeres, a niños y adultos.

Es la fusión más sublime que usted se pueda imaginar entre un personaje de los cómics y un ser humano de carne y hueso.

Y no le he dicho nada porque Batman vs Superman no solo trata sobre estos tres personajes, trata sobre muchos más.

Está llena de sorpresas que, por supuesto, usted va a tener que descubrir en la pantalla.

Sorpresas que van desde la aparición de otros personajes del universo DC hasta situaciones insólitas que se vinculan con las noticias que leemos todos los días pasando por cuestiones muy impresionantes en términos audiovisuales.

Cada toma manda un mensaje. ¡Hasta México aparece en algún momento de la cinta! Y créame que aparece justo donde tiene que aparecer para mostrar algo se tenía que decir.

Si en algo aprecia su tiempo y su dinero, invierta ya en ver Batman vs Superman, porque esos boletos se van a agotar y sería una lástima que usted no vaya a estar ahí.

Yo le garantizo como crítico y como amigo que valdrá la pena, que cuando salga del cine saldrá transformado, feliz. ¿A poco no?

@AlvaroCueva