El pozo de los deseos reprimidos

"Baila si puedes"

Esta semana ha estado llena de sorpresas en la televisión pero ninguna tan grande y espectacular como Baila sipuedes, el nuevo reality show de baile de Azteca 13.

¿Por qué? Porque corrige por completo todos los errores que la televisora del Ajusco había estado cometiendo en los últimos años y porque propone un esquema diferente, rico, positivo, con amplias posibilidades artísticas y comerciales.

Vámonos por partes para que nos entendamos. ¿Qué era lo que Azteca había estado produciendo recientemente en materia de reality shows?

Unas cosas espantosas, llenas de errores, sobre canto, baile e imitación, con unos jueces que lo mismo opinaban de una cosa que de otra y con unas imágenes que iban de los chafa a lo decadente.

Eran tan, pero tan malos que se transmitían de lunes a viernes y cuando llegaban los domingos, en lugar de aprovecharlos para hacer otras cuestiones y conquistar nuevos mercados, sus responsables los utilizaban para poner ahí unos resúmenes aburridísimos. 

Azteca, que fue la marca que cambió la historia de la televisión mexicana a través de magníficos realityshows de talento como La academia y Desafío de estrellas, tocó fondo.

Baila si puedes es otra cosa y no porque sus participantes hagan algo que no se haga en otros programas de otros canales o de otros países.

Es otra cosa porque cambió todo lo que estaba mal. Es un espectáculo tan digno, tan bonito, que le juro que es la mejor opción que los espectadores de este país tienen a nivel televisión abierta nacional a esa hora.

¿Qué es Baila si puedes? El típico reality show de baile de toda la vida donde figuras públicas de diferentes ámbitos compiten en cualquier cantidad de dinámicas de danza hasta llegar a un gran ganador.

¿Y? ¿Qué tiene esto de maravilloso? ¿Qué fue lo que se corrigió como para que yo esté tan entusiasmado?

Para empezar, el tema de la claridad.

¿Me creería si le dijera que el más grande problema de los reality shows de talento que tenemos en México es que nadie entiende sus reglas?

Es como si esto, que debe ser el punto de partida en esta clase de emisiones, fuera lo menos importante. Es gravísimo.

Baila si puedes es claro. Desde el minuto uno del programa uno, usted y yo sabíamos a qué le tirábamos, qué iba a pasar, qué podíamos esperar.

Esto se traduce en profesionalismo, en certeza, en confianza. ¿Cuántas emisiones de este tipo, de las que tenemos en este país, pueden presumir de algo así?

Segundo, Baila si puedes es un reality show de talento.

Aquí nadie quiere chantajear a nadie con más y peores historias de sufrimiento que las que usted y yo conocemos y padecemos en nuestra vida diaria.

Si lo vamos a ver es porque nos vamos a sorprender, porque nos vamos a emocionar, porque nos la vamos a pasar muy bien mirando a gente que se va a divertir mientras entrega el alma por nosotros. ¡Bien, bien y requetebién!

Por si esto no fuera suficiente, Baila si puedes se transmite de lunes a viernes con transmisiones especiales los domingos y no, los domingos no van a ser de resúmenes, van a ser de algo diferente, nuevo, de lujo.

¿Se fija cómo estos señores sí corrigieron sus errores?

No, pero espérese porque apenas comienzo. Este programa no está conducido por la misma mona que sale en todos los programas de toda la vida.

Se le está dando la oportunidad a una chica nueva, a Tania Rincón, y el resultado es espléndido porque la niña no solo es bonita, lo hace con gracia, con simpatía, cae bien y genera un delicioso clima de armonía.

Baila si puedes es uno de los pocos títulos de la televisión nacional donde uno puede sentir que todas las personas que aparecen a cuadro se llevan bien, que están bien, que se sienten bien.

Eso se agradece y más en el caso de los jueces que, como usted sabe, son Ema Pulido, Aylín Mujica y Kalimba.

No me he perdido ni un minuto de ninguna de las transmisiones que Baila si puedes ha tenido desde que se estrenó el lunes pasado y le doy mi palabra que el trabajo de estos jueces ha sido inmejorable.

Buenos comentarios, buenas críticas, buen ambiente, buenas ocurrencias de color.

Y aquí es donde yo le quiero hablar de uno de los grandes aciertos de este concepto: la sala familiar.

Baila si puedes es un reality tan generoso que tiene la participación directa del público, de gente de verdad que, desde sus hogares y gracias a la efectividad de esta producción, construye un puente maravilloso entre la acción y los resultados.

Amo la sala familiar de Baila si puedes porque le da a este proyecto un aire popular que ningún otro realityshow tiene sin que se pierda la calidad, sin que se pierda la perspectiva de lo que se está haciendo.

Esta semana ha estado llena de sorpresas en la televisión pero ninguna tan grande y espectacular como Bailasi puedes. Búsquelo. Le va a encantar.   

http://twitter.com/AlvaroCueva

www.facebook.com/AlvaroCuevaTV