¿Y las multas al Verde?

La Comisión de Fiscalización del Instituto Nacional Electoral (INE) propuso al pleno de ese organismo multar al Partido Verde con 329 millones, en números redondos; con lo cual, ese partido político estaría llegando a la estratosférica cantidad de 520 millones de pesos en multas. El monto puede ser considerado un insulto a los electores, por varias razones; no solamente por la abultada cantidad, sino porque habrá de pagarse con los impuestos del propio pueblo.

Veamos, no se trata de las multas acumuladas a lo largo de toda su historia; se trata de las contabilizadas desde el 4 de marzo al 10 de mayo del 2015. Es decir, actividades relacionadas, obviamente, con la campaña electoral del presente año.

Se incluye la infracción por los cine-minutos; es decir, por no haber acatado la resolución de la autoridad electoral de retirar esa propaganda de las salas de cine. Si usted está pensando que en la mullida butaca del cinema, puede escapar a la publicidad electoral, está muy equivocado; sobre todo, cuando se dispone a entrar la primera escena, sepa usted que “gozará” de alguna promoción verde, a propósito de los vales de medicina, de las cuotas escolares, de funcionarios que “cumplen”… o alguna otra mentira.

También se incluye las multas por las tarjetas premia platinum, con las que supuestamente usted disfrutaría de apetecibles descuentos en diversas tiendas y farmacias; pero resulta que no fueron efectivas y la gente esperanzada en ese supuesto beneficio, en lugar de agradecer al Verde su “generosidad”, le recordó su árbol genealógico por haber prometido, sin cumplir, algo inimaginado.

Ya no digamos de los boletos de cine, para entrar a las funciones, que según el humor de los recepcionistas en los escritorios de las salas correspondientes, resultaban válidos o no. Ha sido una pertinaz burla a los electores, que una y otra vez, ven llegar a sus domicilios algún sobre con dichos beneficios de los verdes.

El colmo resulta con las mochilas, que traen un cilindro de aluminio (no reciclable) y por lo tanto violatorio de la ley; así como un reloj (no reciclable) y por lo mismo, transgrede el marco legal. Contienen un libro y alguna libreta para apuntes escolares, mismos que siempre son útiles; el problema consiste en los datos personales de los destinatarios y la supuesta filiación verde. El costo del paquete con mochila no cuesta menos de 300 pesos; y obviamente se entrega en plena campaña electoral, para respaldar a todos los candidatos que se encuentran en campaña.

Si por financiamiento público le corresponde al Partido Verde aproximadamente 300 millones en este año 2015, ¿de dónde saca para pagar multas que ascienden a 520 millones de pesos?

Además, lejos de retirar la publicidad, facturaron 109 millones por spots en televisión; independientemente de lo aplicado a campañas electorales. Impresionante el despliegue de publicidad, camisetas, y espectaculares; cual si no existiera el tope de gastos de campaña.

Si las autoridades electorales continúan multando por las graves violaciones al Partido Verde, podemos darnos cuenta que el desprecio de ese instituto político por las leyes y las autoridades, en urgencia por lograr el 3% del umbral para mantener el registro, es más importante que la propia ley. ¿Qué se puede esperar de un partido que desprecia de esta forma el marco legal? ¿Se le puede confiar el gobierno a quien abusa de su registro y de su sociedad con el PRI?