Fusilerías

La visita semanal a El Altiplano

Las noticias cotidianas sobre el sistema carcelario mexicano han hecho presuponer ya que tal situación es regular y nada puede trastornar esa normalidad: motines, tráfico de droga, bienvenidas, protección pagada, uso de teléfonos celulares, extorsión y salvoconductos para salir a delinquir y volver a la celda. Hasta dos fugas de penales de máxima seguridad.

La Comisión Nacional de Seguridad, que encabeza Renato Sales, ha llegado a contabilizar, en un día, hasta 25 mil intentos de llamada desde teléfono celular en los patios y pasillos del penal de Altamira, Tamaulipas, con el objetivo de extorsionar. Parece obvio que antes de hacer una campaña para que el ciudadano se proteja de ese delito, la autoridad debiera asegurarse de que no lleguen los celulares a los reos y bloquear la señal.

La inhibición de la señal telefónica celular ya ocurre en los 21 penales federales, incluidos los tres de máxima seguridad, pero fue a partir de este gobierno que el control de esos sistemas pasó a manos ajenas a los directores de las cárceles. Es decir, cumplen con un filtro más que impide que un servidor corrompido o amenazado ceda a la exigencia de un preso con el poder para mantener esa industria criminal desde su celda.

Sin embargo, "la mayoría" de las 390 prisiones estatales, según la autoridad federal, no cuenta con esa tecnología o ha adquirido sistemas made in China que no funcionan. En la Ciudad de México, por ejemplo, es un hecho que el penal de Santa Martha carece de ese bloqueo. Cabe anotar que no hay ley ni reglamento que prohíban el uso de los inhibidores de señal, por lo que un primer paso puede ser destinar el recurso para campañas de prevención de ese delito a la compra de sistemas que lo impidan.

En cuanto a vulnerabilidad carcelaria, El Chapo demostró con dos fugas que no hay defensa cuando hay dinero y poder, cuando manda la corrupción, por lo que sus argumentos de violación a derechos humanos solo deben entenderse como una formalidad legal que nadie puede negarle. Sin embargo, la historia del reo impone marcaje personal y acaso por eso el propio comisionado Renato Sales visita una vez a la semana a los huéspedes de El Altiplano.

www.twitter.com/acvilleda