Fusilerías

Ni cómo patalearle a los gringos

Como cada vez que Estados Unidos emite una alerta de viaje para sus ciudadanos, esta semana la Secretaría de Relaciones Exteriores retomó el discurso de resaltar las excelentes relaciones bilaterales para cuestionar la medida, como si una cosa tuviera que ver con la otra.

La secretaria Claudia Ruiz Massieu respondió también que Estados Unidos generaliza, sin conocer acaso ella el documento en el que se hace referencia a ciudades y regiones precisas, además con un dato irrefutable: en 2013 hubo 81 estadunidenses asesinados en México y en 2014 esa cifra se elevó a 100.

Ese solo dato, inalterable aun si millones de ciudadanos de aquel país visitan México sin novedad y a salvo cada año, basta para que haya una renovación de la alerta, pues demuestra no solo que la situación de violencia no ha cambiado, sino que ha empeorado para esos viajeros, no se diga para las comunidades mismas.

Para ilustrar uno de los casos señalados por Estados Unidos está Guerrero y no es necesario rastrear la información del último trimestre ni del año en curso. Con revisar un par de hechos de ayer mismo la preocupación se justifica. Dice el fiscal del estado que medio centenar de bandas criminales se disputala entidad, más allá del sabido enfrentamiento Rojos-Guerreros Unidos, y se desentraña el secuestro de dos jóvenes, que terminó en autoplagio.

Si usted agrega a ese coctel molotov el asunto en proceso de investigación sobre Ayotzinapa y todas las aristas relativas a la recaptura de Joaquín Guzmán Loera, tema este, por cierto, que pone a México en boca de los consumidores de noticias del mundo, imagine si no hay que advertirle a un viajero que se ponga a las vivas.

Y como si faltara escándalo de inseguridad hacia el exterior, agregue la aprehensión de Humberto Moreira, ex presidente del PRI, en España, a quien (el fusilero pudo confirmar ayer) sí investigan México, Estados Unidos y el país europeo, entre otras cosas, por su presunta relación con el cártel de Los Zetas.

Así que frente a tan desolador panorama, ni cómo patalearle a los gringos con sus alertas. Acaso sería más oportuno que la SRE reclamara en tiempo y forma cuando se violan, a menudo por cierto, los derechos humanos de migrantes.

www.twitter.com/acvilleda