Fusilerías

La expresión “la gente es lo que lee”

En la era de la especialización, la gente es dada a privilegiar, cuando no a exagerar, las bondades de la habilidad que cultiva y por eso no es poco frecuente que usted escuche a un nutriólogo decir que somos lo que comemos, a un instructor de gimnasio asegurar que somos lo que nos ejercitamos o a un vendedor de autos jurar que somos lo que conducimos. De la realidad a la fantasía, de la ciencia a la mercadotecnia, siempre se promueve alguna actividad que proyectará el verdadero ser.

Como el fusilero gusta de la lectura, suele acudir a la fórmula para sostener, sin afanes de convertirlo en apotegma ni nada por el estilo, pues al final de cuentas no es más que una expresión coloquial, que la gente es en buena parte lo que lee. Por eso llama la atención la lista de best sellers que ayer hizo circular la agencia AP en algunos países de habla hispana, que si bien no ilustra qué es cada país, sí nos da un atisbo de por dónde se mueve la inquietud editorial de los consumidores.

La cosecha comienza con Argentina, donde los lectores han sucumbido a la película La chica del tren, dirigida por Tate Taylor y protagonizada por Emily Blunt y Rebecca Ferguson, y se han volcado a las librerías a comprar la novela homónima escrita por Paula Hawkins. En tercer sitio aparece Harry Potter y el legado maldito, de la millonaria J. K. Rowling en colaboración con J. Tiffany y J. Thorne, con lo que la saga del maguito se confirma como una mina de oro. En un octavo sitio figura Arturo Pérez-Reverte con Falcó, su novela más reciente.

En Chile es la última novela de Rowling y compañía la que encabeza las preferencias, con La chica del tren en tercer lugar, y la propia creadora de Potter repite en el octavo con su entrega sobre la piedra filosofal. Un abogado rebelde, de John Grisham, es novena en Argentina y sexta entre los chilenos, según las mediciones de Librerías Cúspide y el diario El Mercurio.

Dos clásicos se cuelan en la selección de los lectores colombianos, con George Orwell en primer lugar y su obra 1984, y Umberto Eco en la tercera posición gracias al libro De la estupidez a la locura, más J. R. R. Tolkien en el séptimo escalón con El Silmarillion y otros dos invitados en todas las listas: John Katzenbach, autor de El psicoanalista, y Carlos Ruiz Zafón y su Laberinto de los espíritus, de acuerdo con los datos difundidos por la Librería Nacional de Bogotá.

Los mexicanos que acuden a Gandhi optaron por el amo del terror y el suspenso Stephen King y El pistolero, libro que comienza la saga La Torre Oscura, en primer sitio, con Cómplices del querido amigo Benito Taibo en cuarto lugar y La guerra no tiene rostro de mujer de la Nobel Svetlana Aleksiévich en quinto, además de dos novelas del gran Gabriel García Márquez: Memoria de mis putas tristes y El amor en los tiempos del cólera. En el décimo peldaño figura la clásica El perfume, de Patrick Süskind.

Por tratarse de reportes de ventas es obvio que predominen los títulos y autores considerados best sellers, así como otros cuyas adaptaciones al cine los ponen en la mira de los lectores, pero también por eso es importante rescatar que figuren plumas clásicas como Orwell, Eco y García Márquez, más otros que nadan en ambas aguas, reyes en cifras pero con buena literatura, como Pérez-Reverte y King. Eso sí, la novela es el género preferido, para los que creen que ha muerto.

Estos datos reflejan una parte del gusto de los lectores, pues representan apenas el índice de los más vendidos, y no es una radiografía completa de lo que es un país en su conjunto a partir de sus libros. Sí nos da, empero, un parámetro para explorar en una de sus aristas eso de que la gente es lo que lee, en caso de que la expresión adoptada aquí tenga algún valor. Y usted, por cierto, ¿qué está leyendo? ¿Cree usted ser lo que lee?

www.twitter.com/acvilleda