Fusilerías

PRD: se busca "limpiador"

El limpiador es un personaje propio de mafiosos. Es el que hace no el trabajo sucio, sino el más sucio. Un sicario comete un crimen y otro “especialista” se encarga de borrar las evidencias. Acaso usted los haya visto en el cine con las brillantes actuaciones de Jean Reno en Nikita (Luc Besson 1990) y de Harvey Keitel en Pulp Fiction (Quentin Tarantino 1994).

Sin la menor intención de insinuar un proceder criminal en el PRD, un partido tan golpeado en la época de Carlos Salinas, pero hoy con militantes impresentables como el ya encarcelado ex alcalde de Iguala, sí cabe hacer la analogía con el proyecto de la corriente predominante de Los Chuchos de renovar la dirigencia partidista, después de su desastre electoral y la deserción hormiga de sus principales figuras, con personajes externos.

Ese grupo promovió la semana pasada un plan consistente en invitar a personajes como José Woldenberg, Roger Bartra y Juan Ramón de la Fuente para llegar con una posición unificada a la presidencia partidista. Es decir, que una persona distinguida, con pensamiento liberal, con un prestigio que cuidar, se encargara de limpiar el tiradero que la disputa interna de tribus por el poder ha dejado, sobre todo en los años recientes, cuando Los Chuchos han llevado al partido a la ruina.

Woldenberg, respetado académico, condujo el proceso de 2000 como titular del IFE, cuando Vicente Fox arrebató la Presidencia al PRI, que ya sumaba entonces 71 años ininterrumpidos en el poder. Por supuesto, dijo “no”.

Bartra es un escritor que desde hace años ha sido un crítico más que del PRD, de sus figuras y candidatos, sobre todo de AMLO, dos veces gallo presidencial por ese partido, a quien escatima un pensamiento de izquierda y le cubre de polvos más bien populistas. Él también dijo “no”.

Con De la Fuente debieron tener la menor expectativa, pues más de una vez los ha bateado. Y lo repitió. Rector de la UNAM cuando la intervención policiaca, ex titular de Salud con Ernesto Zedillo, el doctor se ha mantenido, sin embargo, a distancia de la política.

¿Cómo se le pudo ocurrir a Los Chuchos que uno de estos personajes iba a querer hacerla de limpiador? Bueno, ni a Tarantino, que cultiva tramas retorcidas.

 

www.twitter.com/acvilleda