Fusilerías

'Gravity' en tres tiempos

Primer tiempo: En 1665, ya con la licenciatura en su hoja curricular, Isaac Newton debe abandonar Londres debido a que la gran epidemia de peste obliga a cerrar el Trinity College. Apuntan sus biógrafos que se traslada a Wollsthorpe, retiro forzoso que, empero, le permite elaborar el núcleo principal de sus más importantes descubrimientos físicos y matemáticos, como la composición de la luz blanca, y, según la leyenda, ocurre el episodio de la manzana que lo puso en dirección de la ley de gravitación universal.

En El sistema del mundo, obra de publicación póstuma, Newton expone: "Y del mismo modo que de la caída de la piedra se deduce demostrativamente que gravita, tampoco es indicio menos cierto de gravedad aquella continua desviación de los proyectiles hacia la tierra; del mismo modo todo desvío del camino recto de todos los cuerpos en movimiento en espacios libres, y la continua inclinación hacia cualquier lugar, es indicio seguro de que existe alguna fuerza por la que los cuerpos son afectados por doquier hacia ese lugar.

"Y puesto que una vez admitida la gravedad es necesario que todos los cuerpos tiendan en la Tierra hacia lugares más bajos, y por lo mismo, o bien caen en línea recta si se los suelta desde el estado de reposo, o bien, si se los lanza oblicuamente, se desvían hacia la Tierra, así también, concedido que una fuerza tienda a un centro, no es menos necesario que todos los cuerpos sobre los que se ejerce dicha fuerza o bien desciendan rectamente hacia ese centro, o bien, si se mueven oblicuamente, se dirijan perpetuamente hacia el centro desviándose del camino recto."

Segundo tiempo: En 1921, año en que ganó el Premio Nobel de Física, Albert Einstein se trasladó a Estados Unidos e impartió una serie de cátedras en Princeton, reunidas en un libro titulado El significado de la relatividad. En esas páginas, en las que puntualiza su teoría de la relatividad general, sostiene que cuando un cuerpo está en libertad queda fuera de la acción de toda fuerza y su forma de movimiento expresa únicamente propiedades del espacio-tiempo en los lugares por donde pasa.

En el apartado dedicado al campo gravitatorio, señala: "La pregunta de por qué al levantar una piedra y soltarla, cae a tierra, suele contestarse diciendo que se debe a que es atraída por la tierra. La física moderna formula la respuesta de un modo algo diferente por la siguiente razón. A raíz de un estudio más detenido de los fenómenos electromagnéticos se ha llegado a la conclusión de que no existen acciones inmediatas a distancia. Cuando un imán atrae, por ejemplo, un trozo de hierro, no cabe contentarse con argüir que el imán actúa directamente sobre el hierro a través del espacio intermedio vacío.

"Es preciso imaginar con Faraday que el imán origina siempre en el espacio circundante un algo físicamente real que se denomina 'campo magnético'. Este campo actúa a su vez sobre el trozo de hierro, de modo que éste tiende a moverse hacia el imán. (...) La acción de la tierra sobre la piedra se produce, pues, de un modo indirecto. La tierra origina en torno suyo un campo gravitatorio. Este campo actúa sobre la piedra y provoca su movimiento de caída. De acuerdo con la experiencia, a medida que nos alejamos de la tierra disminuye la intensidad de la acción gravitatoria sobre un cuerpo dado, y esta disminución sigue una ley perfectamente determinada.

"Los cuerpos que se mueven bajo la sola acción del campo gravitatorio experimentan una aceleración que no depende lo más mínimo ni del material ni del estado físico del cuerpo. Dentro del campo gravitatorio (y en ausencia de aire) un trozo de plomo y un trozo de madera caen exactamente del mismo modo al dejarlos en libertad con la misma velocidad inicial o sin ella. Esta ley se cumple con extrema exactitud."

Tercer tiempo: Carl Sagan presentó en 1980 su documental Cosmos, un viaje personal. Dividida en 13 capítulos, esta obra de divulgación científica aborda astronomía, origen de la vida, viajes espaciales, Marte, el océano cósmico, travesías en el espacio y el tiempo, Darwin, Galileo, Kepler...

Sagan defiende ahí la hipótesis de que la vida llegó del espacio al mar, y de ahí salió a la tierra. Alegoría u homenaje a semejante acontecimiento, grandioso, el remate de Gravity así lo constata, con Sandra Bullock desnuda, renaciendo, sobreviviendo a una caída desde el espacio en la sofocante y antivertiginosa película de Alfonso Cuarón, que acumula premios en cuanto festival se presenta y ya se perfila para ser la ganadora de la ceremonia del Premio Oscar.

www.twitter.com/acvilleda