Fusilerías

'Narcoseries' y 'narcovideos': tolerancia y censura

En las tres temporadas ya transmitidas de la serie El Señor de los Cielos, inspirada (que no basada) en la vida de Amado Carrillo Fuentes, no hay límites para la violencia contra las mujeres: extracción de uñas, tiros a la cabeza, estrangulamientos, abuso sexual. No a una de ellas en un capítulo esporádico, sino una conducta sistemática que ha podido ver todo espectador en Telemundo, Unicable y Televisa.

La serie no escatima en especulaciones sobre la vida política mexicana de los últimos 30 años. Quedan resueltos los homicidios de Juan Jesús Posadas Ocampo, Luis Donaldo Colosio y Paco Stanley, entre otros; exhiben las complicidades del general Jesús Gutiérrez Rebollo con el jefe del cártel de Juárez y de éste con la DEA, con Raúl Salinas de Gortari y con Elba Esther Gordillo; revelan el alcoholismo de Felipe Calderón y su nexo en la creación de Los Zetas, así como el dominio de Marta Sahagún sobre Vicente Fox. Aún más: los detalles de la primera fuga de Joaquín Guzmán Loera.

Las figuras principales de esta serie son hoy aclamadas por la audiencia y ocupan las portadas de múltiples revistas. Antihéroes de belleza propia de la industria televisiva, estos actores, que despliegan su arte para mostrar las peores conductas y miserias del ser humano con sus papeles de asesinos, secuestradores, traficantes y extorsionadores, representan, al final de cuentas, una apología del delito, como me decía Renato Sales, comisionado nacional de Seguridad. Ellos como última línea, como rostros, de una cadena que incluye a productores, guionistas y exhibidores.

Por eso no deja de sorprender la polémica que el cantante Gerardo Ortiz destapó con el videoclip de su pieza "Fuiste mía", en el que un hombre, el propio intérprete en funciones de actor, mata a la infiel, la encajuela y le prende fuego. El fusilero concuerda con el desagrado hacia este tipo de contenidos, musicales y videográficos, a esa cultura del narco, pero no con su censura, pues como se comentó en el espacio de Tribuna MILENIO, los feminicidios abundan en las artes, más allá de si estas manifestaciones son estrictamente "artísticas".

Un interesante objeto de estudio es esta tolerancia social a un producto como El Señor de los Cielos y la repulsión al video de un cantante que ya hasta tiene orden de presentación por la fiscalía de Jalisco.

www.twitter.com/acvilleda