Fusilerías

"El Chapo": la trama de la recaptura

Ridley Scott debería rehacer el libro cinematográfico de la película que planea. La expectativa del público en torno al final del filme sobre El Chapo Guzmán tiene ahora tales elementos novedosos, con la tercera captura del capo y la lucha legal que viene con la solicitud de amparo contra la extradición a Estados Unidos, que el director de Alien y Blade Runner tendría que reelaborar el guión.

Elementos sobran, por supuesto, sobre todo por los detalles de la reaprehensión. La batalla en Los Mochis de los marinos contra la banda del cártel de Sinaloa durante la mañana de ayer y la huida del capo y uno de sus operadores, Orso Iván Gastélum, El Cholo, por el drenaje y después en un auto Focus rojo robado en la carretera hacia Navojoa, por ahí de las nueve de la mañana; la persecución de dos federales en una patrulla, apenas armados con sus pistolas de cargo, nueve milímetros, después de que los narcos desobedecieron la orden de hacer alto; el alcance y el sometimiento de ambos en el kilómetro 198.

Ya detenido, Guzmán Loera dice, de acuerdo con una fuente federal que conversó con los dos que lograron la captura: "¡Pinches federales, ya nos gancharon, pero no saben con quién se meten. Van a valer verga!". Entonces la frecuencia policiaca advierte que un grupo armado se dirige a la ruta de escape, por lo que ambos uniformados se pertrechan en el hotel Doux, con El Chapo y El Cholo sometidos, a esperar lo peor. Sin embargo, el convoy de la Marina y el equipo de apoyo de la Policía Federal llegan primero y aseguran la zona.

Como usted puede notar, elementos hay de sobra para rehacer la superproducción del genio cinematográfico, también director de Black Hawk Down y Prometeo. Más lo que vaya saliendo con el jaloneo por la extradición.

No se diga el asunto propio de cómo se dio a conocer la noticia.

El anuncio de la recaptura de El Chapo tuvo que brincarse un lugar en la cadena de mando. Los federales que lograron la detención informaron a su superior en la zona de Sinaloa, que a su vez enteró al comisionado Enrique Galindo y éste de inmediato a Renato Sales, titular de la Comisión Nacional de Seguridad.

Se supone que Sales debió informar al secretario de Gobernación, pero éste no puede recibir la llamada porque encabeza un acto con embajadores y cónsules. El caso es que después Miguel Osorio Chong toma la llamada, pero no de Sales, sino de Enrique Peña, quien le da la buena nueva y juntos acuerdan la redacción del tuit presidencial.

El hidalguense lee entonces a su auditorio, entre ellos los secretarios de Marina, Vidal Francisco Soberón, y de Defensa, Salvador Cienfuegos, el mensaje de su jefe. Se le escucha hasta emocionado al secretario de Gobernación y no es para menos, pues fue el primer señalado después de la segunda fuga de Guzmán Loera, aunque quien cae entonces es el entonces titular de la Comisión Nacional de Seguridad, Monte Alejandro Rubido.

La gran sonrisa de Osorio, la emoción en sus palabras, además, pueden interpretarse más allá de quitarse una losa de encima, como la luz verde para que pueda relanzar sus eventuales planes para ser candidato presidencial del PRI para 2018, pues era de esperarse que en una campaña, sus adversarios le recordarían a cada paso, en cada debate, la fuga del capo de Sinaloa, hoy tan célebre asimismo como personaje de series televisivas como El Señor de los Cielos y Narcos.

Por tanto, los vericuetos políticos de la recaptura refuerzan la eventual trama del filme en proceso, una vez que, por otra parte, los hechos representan una mala noticia para quienes dentro del PRI ya veían al secretario de Gobernación fuera de la jugada. Hay que recordar, por último, que la cinta de Scott se basará en el libro The Cartel, de Don Winslow.

www.twitter.com/acvilleda