Voz Ciudadana

Sociedad Civil y Ciencia Política. Los debates contemporáneos II

La sociedad civil es la expresión de la diversidad, la heterogeneidad y la pluralidad de ideas, proyectos e intereses, los cuales son altamente representativos de la ciudadanía activa y participativa. Mientras que la regresión autoritaria, no tiene mayor legitimidad ni cabida en América Latina, el neoliberalismo y la democracia participativa, son dos proyectos que definen formas contrapuestas de pensar, la organización económica, política y social.

El proyecto democrático-participativo, busca ampliar el debate político, desde las asociaciones y/o los partidos políticos, teniendo como objetivo colocar los conflictos entre intereses contrapuestos en la esfera pública y abrir espacios realmente transparentes, de dialogo y deliberación.

Una parte del sector académico, sostiene que la profundización de la democracia dependerá, de la congregación de fuerzas sociales.

Bajo contextos negativos, es decir cuando existe una desigualdad acentuada y el Estado de Derecho falla, se genera un ambiente propicio para que el Estado y los agentes del gobierno no se sujeten al control de la ciudadanía, lo que erosiona la aceptación social hacia el régimen político, provocando además que la ley se aplique de manera selectiva a los ciudadanos, lo que va deteriorando la confianza entre los individuos y entre los ciudadanos y el Estado.

Lo anterior tiene no solo va minando la confianza y credibilidad hacia las instituciones, lo grave es una ciudadanía, que no es considerada en los procesos de toma de decisión, como son las políticas públicas.

Algo grave, ya que no se cuentan con controles efectivos ni contrapesos sociales, ante el abuso del poder, la corrupción y la impunidad.

La participación de la sociedad organizada es vista como un instrumento para la construcción de una mayor igualdad, en la medida en que contribuye a la formulación de políticas públicas orientadas con ese objetivo.

Por ello es fundamental tratar de reducir la brecha entre los pocos que tienen mucho, y los muchos que tienen poco o nada, ya que esto ayudara a crear mejores condiciones para desarrollar una sociedad civil más democrática, que además ayude a reducir otro tipo de desigualdades y no solo la económica, como las de género, raza, edad, preferencias sexuales, etnia, ideologías, nacionalidades, entre otras.

A pesar de que la sociedad civil ha recobrado un valor trascendental en la lucha por la democratización, todavía falta por escribir sobre el tema, además de que no se puede dar una definición sin considerar el proceso de transformación que ha tenido.

Un valor trascendental es que la sociedad civil, surge como contraposición al estado de naturaleza, considerado como una sociedad primitiva.

Al recuperar el origen y desarrollo del concepto, entendemos como la sociedad civil con el tiempo adquiere un papel insustituible para la democracia, de hecho, existen diversos enfoques, que enfatizan el papel trascendental que ha tenido la sociedad civil, en los procesos democratizadores, y para lograr el mantenimiento de los Estados democráticos.

“El temprano concepto moderno de sociedad civil resurgió primero y, ante todo, en las luchas de las oposiciones democráticas de la Europa oriental contra los partidos estatales autoritarios. A pesar de diferentes contextos económicos y geopolíticos, no parece demasiado problemático aplicar también el concepto a las transiciones desde gobiernos autoritarios en el sur de Europa y de América Latina”.

Además, fueron las y los ciudadanos quienes desafiaron a la autocracia no sólo como individuos también como miembros de movimientos estudiantiles, iglesias, asociaciones profesionales, grupos de mujeres, sindicatos, ewtcétera.

El rol que la sociedad civil ha venido jugando en los procesos de democratización, no es un fenómeno político reciente ya que para académicos, observadores y activistas democráticos la sociedad civil es el actor que ha generado los estímulos para impulsar dichos procesos reestructurando los espacios públicos y la movilización de todo tipo de grupos autónomos e independientes, así como diversos movimientos populares.

Algunos casos donde encontramos la presencia de la sociedad civil como detonante de estos cambios son Corea del Sur, Taiwán, Chile, Polonia, China, Checoslovaquia, Sudáfrica, Nigeria, Benin, entre otros.

Así como casos particulares donde se presenta el problema de democratización, aunque no sean sistemas autoritarios, como el caso de la ideología de la segunda izquierda en Francia, o el caso de los verdes de Alemania occidental.

Sigue siendo fundamental continuar desarrollando investigaciones, sobre el papel que ha tenido y tiene, la sociedad civil en los diversos procesos de transición en América Latina.

Siendo la sociedad civil, un actor insustituible en los procesos de transformación de los sistemas de gobierno autoritarios y dictatoriales a sistemas democráticos.

No podemos hablar de democracia, transparencia, rendición de cuentas, acceso a la información, lucha contra la corrupción, derechos humanos, libertades y lucha contra las injusticias y abusos del poder, si no entendemos el papel que han tenido las organizaciones de la sociedad civil y sus liderazgos.

Twitter: @alfreduam

alfreduam@yahoo.com.mx

FB: Alfredo Alcala Montaño

www.alfredoalcala.mex.tl