Voz Ciudadana

15 de septiembre, el grito por la democracia: de la simulación, a la competencia electoral


El 15 de septiembre es una fecha importante para las y los mexicanos, ya que recordamos el inicio del movimiento por la independencia de nuestro país hace más de 200 años, pero también ese día se conmemora el Día Internacional de la Democracia.

En México tuvieron que pasar muchos años más, para poder hablar de la formación de una nación independiente y democrática, basada en elecciones libres y trasparentes.

Si consideramos como un hito de la historia de la democracia en México, la promulgación el 30 de diciembre de 1977 de la Ley Federal de Organizaciones Políticas y Procesos Electorales (LOPPE), precisamente un año después de haber llevado a cabo el proceso electoral menos democrático, cuando José López Portillo llego a la presidencia de nuestro país, como candidato único, es decir llego a través de un proceso de elección, sin opción.

A partir de la creación de la LOPPE, estamos hablando de casi 40 años de construcción de una sociedad libre y democrática. Durante este tiempo hemos realizado diversas reformas electorales (1986-1987, 1990, 1993, 1994, 1996, 2002, 2003, 2005, 2007-2008 y la última reforma electoral 2014), las cuales han sido elaboradas, en teoría, para crear y fortalecer la democracia en nuestro país.

Más allá de los cuestionamientos, lo cierto es que de poco servía ser una nación independiente, si no se garantizaban los derechos humanos, esencialmente el derecho de votar y ser votado.

Por ello considero fundamental reconocer que uno de los principales logros -que no suficientes-, ha sido la construcción de un sistema electoral, cuyo reto principal es que las elecciones se realicen bajo un esquema de competencia y competitividad, en la que cualquier candidato, sea de un partido o sin partido, pueda ganar. Y por otro lado, que la ciudadanía pueda elegir de manera libre e informada a quienes nos habrán de gobernar y/o representar. Solo así podremos hablar de un Estado Moderno y Democrático.

Debemos seguir transitando de un modelo autoritario, basado en la simulación democrática, a una realidad de competencia electoral, que permita construir una sociedad democrática, cuya lucha por el poder político, se dé bajo condiciones de justicia y equidad.

Ahora contamos con más y mejores reglas del juego electoral, debemos resaltar que se tienen logros y avances democráticos: actualmente quien organiza los procesos electorales es un organismo ciudadanizado, ya no es el gobierno; hoy se cuenta con una credencial para votar con fotografía, que permite que sea una persona un voto; también se cuenta con mayores opciones partidarias, ya no es solo un partido político quien pueda ganar la elección; con la inclusión de la representación proporcional, se permite que nuevas y diversas voces tengan un espacio en la cámara de diputados y senadores, lo que permite que ahora sean un fiel reflejo del dinamismo y pluralidad de la sociedad democrática; y con la cuota de género, se establece que los partidos deben tener la misma cantidad de candidatos y candidatas, con esta acción afirmativa se permite que más mujeres accedan a los cargos públicos.

Estos son algunos logros alcanzados en la historia de la democracia contemporánea de nuestro país, sin embargo no podemos dejar de señalar que aún quedan grandes pendientes, como el fortalecer la democracia interna en los partidos políticos, fomentar la participación de las y los jóvenes en los procesos democráticos, y sobre todo, reducir el excesivo gasto electoral, que ya no tiene cabida ni justificación.

Por ello la Voz Ciudadana se manifiesta en contra de aumentar el gasto electoral, que está planteado en elevarse un 33.5%, lo que significaría más de 21 mil 786 millones de pesos, esto de acuerdo a las solicitudes de presupuesto de las instituciones electorales Instituto Nacional Electoral (INE), Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) y la Fiscalía Especializada para la Atención de Delitos Electorales (FEPADE).

La Voz Ciudadana recuerda que la democracia es un valor universal basado en la voluntad libremente expresada de cada pueblo y grupo social, para determinar su propio sistema político, económico, social y cultural, cuya participación debe ser plena en todos los aspectos de su vida.

“Por una sociedad libre de discriminación y de violencia”

http://twitter.com/alfreduam

www.alfredoalcala.mex.tl

www.facebook.com/alfredo.alcalamontano