Voz Ciudadana

¿Gobiernos competitivos? Certificación, para gobernar

Para construir un buen gobierno, no basta con voluntad política, se requiere de capacidades, por ello, es necesario trabajar en la construcción de gobiernos cuyo personal este certificado, para que las decisiones que se tomen, sea con mayores elementos, sin improvisaciones, es decir, funcionarios con visión de Estado.

 Toda sociedad quiere, y necesita gobiernos eficientes, eficaces y legítimos. Ello implica que los recursos públicos no se despilfarren, es decir, que se destinen para atender las principales problemáticas de la sociedad.

 Resolver el mayor número de necesidades sociales, gastando lo necesario, y que cuente con el respaldo y apoyo de la misma ciudadanía.

En el papel suena muy sencillo, sin embargo, en la práctica no ocurre lo mismo, ya que muchas veces, los gobiernos no resuelven las problemáticas, y el recurso público (que es limitado), se malgasta, provocando malestar social.

 Todo gobierno requiere para gobernar mejor, la aprobación social, y para lograrlo la principal herramienta, es la construcción de gobiernos estratégicos, que definan claramente sus objetivos, y para alcanzarlos, requieren de servidoras y servidores públicos profesionales y capacitados en sus funciones.

 GOBIERNOS BASADOS EN COMPETENCIAS

De acuerdo a la Real Academia Española, competencia se puede definir como “aptitud o idoneidad para hacer algo o intervenir en un asunto determinado”.

 Para el Sistema Nacional de Competencias “las competencias de las personas son los conocimientos, habilidades, destrezas y comportamientos individuales, es decir, aquello que las hace competentes para desarrollar una actividad en su vida laboral”.

 Es decir, una competencia es tener un buen desempeño en diferentes escenarios, contextos, sobre todo cuando son complejos.

Para ello se deben integrar diferentes conocimientos, destrezas, actitudes, valores y habilidades, que en su conjunto, permitan afrontar cualquier desafío.

 Por ello abordar el tema de las competencias, implica contar con un enfoque multidimensional, ya que incluye distintos niveles, como son: el saber; saber hacer; saber ser y, saber estar.

 El saber implica contar con información, veraz y precisa, sean datos, conceptos y conocimientos.

El saber hacer, se refiere al conjunto de habilidades, destrezas y métodos de actuación.

El saber ser, son los valores y actitudes que guían el comportamiento de cada persona.

En cuanto al saber estar, implica contar con capacidades de trabajo colaborativo (integración) y de comunicación interpersonal. Lo que permite generar y compartir conocimiento.

 ¿LAS COMPETENCIAS SE DEBEN CERTIFICAR?

Construir gobiernos eficientes, eficaces y legítimos, implica la generación de una nueva generación de funcionaros públicos, que sean capaces de tener un buen desempeño, en diferentes escenarios, contextos, sobre todo considerando, que no hay mayor nivel de complejidad, que gobernar.

 Por tal razón, no basta con decir o considerarse competente, y que mejor que estar certificado, por una instancia, que evalué si contamos con el perfil requerido para algún puesto público.

 De esta manera, no se tendrá gobiernos de cuotas o de cuates, sino de personal calificado.

 Ello tiene implicaciones interesantes, ya que no bastara con hacer o participar en una campaña para trabajar en un gobierno, por el contrario, será la preparación que se tenga para hacerle frente a los retos de gobernar, y para ello se requiere la certificación de competencias.

 En México, a través del Sistema Nacional de Competencias, se realiza la certificación de competencias, para que, a través de un proceso de evaluación, las personas demuestren por medio de evidencias, que cuentan con los conocimientos, habilidades y destrezas necesarias para cumplir una función a un alto nivel de desempeño, lo anterior tomando como base, lo definido en un Estándar de Competencia, que es la principal referencia para evaluar y certificar la competencia de las personas.

 Los denominados estándares de Competencia sirven para certificar las habilidades, actitudes, destrezas y conocimientos, de toda aquella persona que realice alguna actividad de gobierno, social o productiva, con alto nivel de desempeño.

 ¿QUÉ SE GANA CON UNA CERTIFICACIÓN?

 A través del proceso de certificación, demostramos nuestras competencias: habilidades, destrezas, actitudes y comportamientos, es decir, el saber; saber hacer; saber ser y, saber estar.

Además, permite contar con un documento reconocido por una autoridad educativa del país y por empresas de los sectores productivos, que respaldan a nivel nacional, las competencias adquiridas.

 Lo que abre la posibilidad de obtener incrementos salariales, aumentar la seguridad en el empleo, superación personal, motivación y mejorar el desempeño laboral.

Y se convierte en una herramienta indispensable, en lugares donde no esté vigente una ley en favor del servicio profesional de carrera, (lo que favorece la presencia de servidores públicos, cuyo trabajo depende de algún vínculo partidario), la certificación de competencias, se convierte en una herramienta que permite que todo servidor o servidora pública, pueda trabajar en algún gobierno, más allá de alguna preferencia partidaria, ya que su trabajo depende de su experiencia profesional, conocimientos,  aptitudes, así como sus capacidades técnicas y laborales, demostradas en una certificación.

 Ser competentes, es realizar nuestro trabajo, con un alto nivel de desempeño.

Es válida la actualización y la adquisición de conocimientos técnico, más no la improvisación.

 La certificación de competencias es un proceso permanente de aprendizaje a lo largo de la vida, en un gobierno no se puede llegar a aprender. 

 “Por una sociedad libre de discriminación y violencia”

Twitter: @alfreduam
alfreduam@yahoo.com.mx
FB: Alfredo Alcala Montaño
www.alfredoalcala.mex.tl