Voz Ciudadana

En elecciones, trabajar contra la discriminación

Con el año nuevo llega también la lucha democrática por los diferentes espacios públicos que se disputan en Hidalgo.

Sin embargo no podemos perder de vista la apremiante necesidad de combatir de raíz, todo acto que atente contra la dignidad de las personas, que a su vez generan desigualdad y exclusión social.

Si bien no sabemos quiénes serán -formalmente-, las y los candidatos a los cargos públicos, lo cierto es que ya debemos ir observando y revisando a quienes aspiran a una candidatura, con el objetivo de conocer su trayectoria en materia de no discriminación.

Necesitamos una clase política comprometida y decidida, a eliminar todas las barreras y limitaciones que impidan el libre ejercicio de derechos humanos.

Por ello un paso importante será trabajar para eliminar y erradicar la discriminación en Hidalgo, una tarea que va más allá de las leyes aprobadas.

En este momento el primer paso es que haya voluntad política, la cual debe ir acompañada de la ciudadanía activa y participativa.

No solo para que las y los candidatos actúen sin discriminar, sino quienes asuman un rol de representación o de gobierno, trabajen en favor de la igualdad y la inclusión social.

México y la discriminación

Durante 2015 la Discapacidad y apariencia física fueron el principal motivo de denuncia, de acuerdo al Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación (CONAPRED).

Lo revelador es que la mayoría de las quejas que recibió el CONAPRED fueron denuncias presentadas contra particulares.

Tampoco resultan menores las 17 investigaciones de oficio que se abrieron por casos de discriminación, ante el uso de insultos racistas y maltrato a personas en situación de calle.

De acuerdo al CONAPRED de un total de mil 493 denuncias en materia de discriminación, el 64% (957) fueron denuncias presentadas por actos cometidos por particulares, y el 36% (536), fueron quejas por actos cometidos por servidores públicos.

Esto significa que la mayor parte de la discriminación se vive en la calle, en los negocios, en los comercios, y es ahí donde debemos trabajar.

Las principales causas de quejas por discriminación en nuestro país son por discapacidad, apariencia física y condición de salud.

De acuerdo a la Ley Federal para Prevenir y Eliminar la Discriminación, el CONAPRED puede conocer de quejas por los presuntos actos, omisiones o prácticas sociales discriminatorias, atribuidas a particulares, personas físicas o morales, así como a las personas servidoras públicas federales y a los poderes públicos federales.

Por ello, debe quedar claro que para efectos jurídicos, la discriminación ocurre solamente cuando hay una conducta que demuestre distinción, exclusión o restricción, a causa de alguna característica propia de la persona que tenga como consecuencia anular o impedir el ejercicio de un derecho.

No obstante, es necesario valorar nuestro actuar como sociedad, como servidores o servidoras públicas, y sobre todo debemos seguir exhortando a quienes son víctimas de actos discriminatorios, para que denuncien.

La queja ante las instancias como el CONAPRED, permite ser una herramienta de cambio social para evidenciar actos de discriminación.

Para lograr el profundo cambio social y cultural que requiere México e Hidalgo, es necesario redoblar esfuerzos para que toda, institución pública y sobre todo las privadas, así como la sociedad civil, eliminemos creencias, estereotipos y prejuicios que nos impiden progresar como sociedad.

Discriminación e igualdad

La discriminación es una lamentable práctica cotidiana, y se presenta cuando se da un trato desfavorable o de desprecio inmerecido a determinada persona o grupo de personas, si bien a veces no la percibimos, lo cierto es que en algún momento la hemos causado o recibido.

En nuestro país algunos grupos humanos son víctimas de discriminación todos los días, por alguna de sus características físicas o su forma de vida.

Entre ellas están el origen étnico o nacional, el sexo, la edad, la discapacidad, la condición social o económica, la condición de salud, el embarazo, la lengua, la religión, las opiniones, las preferencias sexuales, el estado civil y otras diferencias pueden ser motivo de distinción, exclusión o restricción de derechos.

Sin embargo los efectos de la discriminación en la vida de las personas son sumamente negativos y representan una pérdida de derechos, así como la desigualdad para acceder a ellos.

Esta situación puede orillar al aislamiento, a vivir bajo una violencia cotidiana e incluso, en casos extremos, a perder la vida.

Todas y todos podemos contribuir para erradicar aquellas prácticas que buscan denostar, excluir, rechazar o limitar el ejercicio de derechos a una persona o un grupo de personas.

Twitter: @alfreduam

México y la discriminación