Voz Ciudadana

Trabajar en favor de los derechos humanos, una política de estado

De manera corresponsable, gobierno y sociedad debemos trabajar para construir  una sociedad libre de violencia, sin discriminación, en la que todas las personas gocen del pleno respeto a la dignidad humana.

Gracias al activismo de miles de personas en México y el mundo, hoy los Derechos Humanos se han convertido en la pieza clave de todo gobierno democrático. De ahí la importancia de construir un país a base del respeto pleno a los derechos humanos, dotado de mecanismos que permitan garantizarlos. 

De ello se desprende la importancia de contar con un Programa Nacional de Derechos Humanos, el cual deberá ser el motor del Estado Mexicano. Para ello debemos seguir generando los cambios normativos que sean necesarios, para reforzar aquellos instrumentos que permitan prevenir y erradicar las violaciones a los Derechos Humanos.

 De manera corresponsable, gobierno y sociedad debemos trabajar para construir  una sociedad libre de violencia, sin discriminación, en la que todas las personas gocen del pleno respeto a la dignidad humana.

Programa Nacional de Derechos Humanos

Uno de los puntos interesantes del recién publicado Programa Nacional de Derechos Humanos (PNDH), es señalar que los Derechos Humanos no pueden ni deben ser políticas gubernamentales aisladas, no son una moda ni una imposición internacional, por el contrario los Derechos deben ser tratados como una Política de Estado. 

 Por ello es de reconocer que el PNDH busque ampliar y fortalecer los procesos de capacitación a los servidores públicos de la Administración Pública Federal, en este sentido cada Secretaría de Estado deberá adoptar las disposiciones reglamentarias necesarias para prevenir violaciones a los Derechos Humanos en el ámbito de su competencia, así como el fortalecer los mecanismos internos de evaluación a fin de asegurar el alineamiento de sus programas y acciones, con el PNDH.

Si bien aún queda mucho camino por andar, lo cierto es que la decisión de retirar al ejército de las calles ha tenido efectos positivos para las fuerzas armadas, ya que actualmente han disminuido las recomendaciones de la Comisión Nacional de Derechos Humanos.

 Otro de los logros alcanzados recientemente como sociedad mexicana, es la paridad de género en las candidaturas, la que será una puerta de entrada, para que más mujeres accedan a espacios de poder político, así como el establecimiento de las candidaturas ciudadanas, cambios que buscan garantizar el ejercicio de los derechos civiles y políticos, necesarios para una democracia representativa.

Y un tema no menor es la entrada en vigor de la Ley General de Víctimas, iniciativa que surge de la movilización ciudadana, y que tiene por objetivo reparación integral y restitución de los derechos de las víctimas.

 Para lograr mejores resultados y lograr los objetivos planteados en el PNDH, es necesario una coordinación permanente entre los tres niveles de gobierno, para armonizar planes y programas nacionales, estatales y municipales, y lo más importante, involucrar en todo momento a la sociedad civil. Debemos tener presente que en materia de derechos humanos, ningún esfuerzo es menor.

Las niñas y los niños son nuestro futuro.

 Es triste y doloroso saber que millones de niñas y niños en todo el mundo están migrando solos, sin ninguna protección, arriesgando sus vidas, su futuro, nuestro futuro.

 De acuerdo a datos de la Organización Internacional del Trabajo, a nivel mundial, una de cada ocho personas es un migrante, es decir hay cerca de 214 millones de migrantes internacionales y alrededor de 740 millones de migrantes internos.

 La juventud representa una gran parte de los migrantes del mundo; cerca de un tercio del flujo migratorio provenientes de todos los países en desarrollo tienen entre 12 y 24 años. Y son millones de niñas y niños menores de 18 años quienes migran internamente o que cruzan las fronteras, con o sin sus padres.

 Las y los niños migrantes corren un gran riesgo de explotación y son susceptibles de caer víctimas del trabajo infantil. Hay quienes terminan trabajando en el sector agrícola o en el sector de servicios, como el trabajo doméstico, algunos más son presas de la delincuencia organizada y son víctimas de explotación sexual.

 Desde aquí la Voz Ciudadana se pronuncia en favor de la niñez, y en contra de la trata y explotación infantil.

“Por una sociedad libre de discriminación y de violencia”.

http://twitter.com/alfreduam

www.alfredoalcala.mex.tl

www.facebook.com/alfredo.alcalamontano