Voz Ciudadana

De San Valentín, a San Violentín: Ni una Más

La violencia contra las mujeres es un tema que para bien se ha visibilizado y colocado en las agendas públicas de los gobiernos y cada vez se retoma más.

El amor romántico, el amor del príncipe rescatando a la pobre e indefensa princesa, que no es capaz de quitarse el yugo y las ataduras, ese amor a la Walt Disney, solo ha derivado en las construcciones de relaciones afectivas y de pareja, basadas en el control, pertenencia y celotipia, que son manifestaciones de violencia.

La violencia contra las mujeres es un tema que para bien se ha visibilizado y colocado en las agendas públicas de los gobiernos y cada vez se retoma más. Ello es importante, porque debemos impulsar y contribuir desde los diferentes espacios y trincheras sociales, la construcción de una sociedad libre de violencia, basada en relaciones justas e igualitarias entre hombres y mujeres.

Deconstruyendo el amor patriarcal

Nada, ni nadie nos pertenece, esa es la clave para construir relaciones libres de violencia. Las personas nacemos libres, y ciertamente hay otras personas que nos acompañan en la vida, sea un rato, un día, un año o una vida, sin embargo, claro debemos tener que nunca son nuestras, así como también, no somos de nadie. Si bien el constructo social, nos ha enseñado a sufrir por amor, a llorar y hasta morir por amor, ello simplemente es una relación basada en la posesividad patriarcal. Porque no ama más quien llora más, quien muere más; quien muere, solo lo hace y punto, ello no es romántico, es solo suicidio.

El amor bonito, es el amor libre, el amor sincero es el amor libre, el amor libre es el verdadero amor.

El amor libre hace la defensa de la libertad sexual, entiende el amor como un pacto de libertad, y niega el romanticismo excluyendo el sufrimiento del amor. “Nada de tragedias”. El amor que vivamos, tenemos que vivirlo sin ocasionar tragedias, como bien lo diría Marcela, Lagarde.

Nadie debe dar todo a una sola persona, no debemos jerarquizar sentimientos, ya que estamos rodeados de personas que nos quieren, como la familia, amistades y personas con las que compartimos momentos en la vida; por tal razón no podemos pretender entregar todo a una sola persona, ya que una persona no puede convertirse en nuestra única razón de ser felices, nuestra felicidad está dentro de nosotros, nadie está sola o solo, cuando se vive rodeado de personas; sentir eso es patriarcal, es decir: “las jerarquías del amor, son patriarcales”

Un diagnóstico de la violencia hacia las mujeres en América Latina

Si bien la difusión del tema de la violencia contra las mujeres va creciendo, no lo ha sido en la misma proporción, la disminución de la violencia contra las mujeres.

Como prueba está el último estudio publicado por ONU Mujeres y el PNUD sobre “El compromiso de los Estados: Planes y políticas para erradicar la violencia contra las mujeres en América Latina y El Caribe”, en el cual queda manifiesto, las condiciones de desigualdad y violencia que viven día a día las mujeres Latinoamericanas.

De acuerdo al estudio, sólo la tercera parte de 32 países de América Latina cuentan con un Plan Nacional específico para abordar la violencia contra las mujeres, la cual se encuentra en aumento tanto en magnitud, gravedad y ensañamiento de las expresiones violentas.

La violencia contra las mujeres traspasa fronteras, culturas y estratos sociales y económicos, y además se presenta diariamente en las calles, en las escuelas, en sus trabajos y, cada vez más visible, en sus propios hogares.

Por ello es necesario, seguir impulsando la institucionalización de nuevas y mejores prácticas, más inclusivas y participativas, que impacten en el diseño y desarrollo de las políticas y/o planes nacionales de igualdad de género y sean verdaderos instrumentos en la erradicación de la violencia contra las mujeres

Por eso, la Voz Ciudadana, se manifiesta por la construcción de relaciones libres de violencia, porque el amor no significa estar atado a nada, ni a nadie; el amor debe ser libre, sin ataduras, sin pertenencias.

Las relaciones de pareja, son contratos sociales, en los que uno decide estar con alguien, siempre y cuando no se vulnere, ni transgreda la dignidad de las personas.

“Mujeres: Ni sumisas, ni devotas; todas son libres, fuertes y autónomas”

“Por una sociedad libre de discriminación y de violencia”

http://twitter.com/alfreduam

www.alfredoalcala.mex.tl

www.facebook.com/alfredo.alcalamontano