Voz Ciudadana

Prevenir y erradicar la violencia institucional contra las mujeres en Hidalgo

La violencia de género, ha sido históricamente un fenómeno marcado por la impunidad y el olvido.

La mayoría de los espacios e instituciones públicas, así como los del ámbito privado, como la familia y el sector empresarial, se construyeron bajo modelos de los siglos XIX y XX, esto significa que en su esencia son espacios masculinos basados en una estructura de poder piramidal y patriarcal.

Bajo estos constructos públicos y privados, la participación de las mujeres se vio obstaculizada, y no pocas veces limitada por toda una estructura social androcéntrica, es decir, que todo giraba en torno a lo masculino. Ello ha derivó en una visión parcial del mundo, bajo una cultura e historia, creadas para servir, mantener y preservar los intereses y dominación de los varones.

Sin embargo, el espíritu de lucha de las mujeres ha permitido que las anquilosadas relaciones de poder fueran cambiando para bien, buscando establecer relaciones igualitarias, entre hombres y mujeres, construyendo una sociedad libre e igualitaria, y no, una sociedad androcéntrica.

Violencia patrimonial e institucional

Hablar de la violencia patrimonial, es referirnos a cualquier acto u omisión que afecta el patrimonio o la supervivencia de la mujer víctima, y se presenta como la transformación, sustracción, destrucción, retención o distracción de objetos, documentos personales y valores, derechos patrimoniales o recursos económicos destinados a satisfacer sus necesidades, y puede abarcar los daños a los bienes comunes o propios de la víctima.

Por otro lado, la violencia institucional se entiende como el uso arbitrario o ilegítimo de la fuerza pública, es decir, una forma de ejercicio del poder mediante el empleo de la fuerza física, psicológica, política o económica. Es un tipo de violencia expresada por la existencia de una relación jerárquica -quien está en un espacio de poder, y quien no lo tiene-.

En nuestro país de acuerdo a la Ley General de Acceso de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia, vigente desde febrero de 2007, se define la violencia institucional contra las mujeres en México, como los actos u omisiones de servidores públicos de cualquier orden de gobierno que discriminen, dilaten, obstaculicen o impidan el goce y ejercicio de sus derechos.

La violencia de género, ha sido históricamente un fenómeno marcado por la impunidad y el olvido. Por ello debemos seguir trabajando para construir en los espacios públicos y privados, medidas para prevenir, atender, investigar, sancionar y erradicar los diferentes tipos de violencia contra las mujeres.

¿Violencia magisterial contra las mujeres en Hidalgo?

En fechas recientes ha circulado la noticia la maestra de educación indígena quien perdió a su bebe, situación que muchos lamentamos. Es el caso de Georgina Aguazul, madre soltera con 3 hijos, originaria de Ixmiquilpan y a quién le retuvieron sus pagos. Georgina empezó a tener complicaciones durante su embarazo, siendo el 10 de Mayo día de la Madre, cuando a falta de recursos económicos no pudo salir de su comunidad para ser atendida a tiempo, siendo hasta el 12 de mayo cuando logra acudir a un médico, tan solo para recibir la noticia de que su bebe ya había muerto.

Más allá del porqué de la suspensión de su pago, lo cierto es que de acuerdo a los derechos laborales, una mujer embarazada no debe realizar trabajos que exijan esfuerzos considerables y signifiquen un peligro para su salud en relación con la gestación; disfrutarán de un descanso de seis semanas anteriores y seis posteriores al parto, y sobre todo percibirán su salario íntegro. Recordemos además que ninguna mujer puede ser despedida o que se le niegue el derecho a trabajar por estar embarazada.

La erradicación de la discriminación contra las mujeres quedó plasmada en 1979 en la Convención para la Eliminación de Todas las Formas de Discriminación contra la Mujer (CEDAW, por sus siglas en inglés), cabe mencionar que ningún conflicto político o social, puede ser superior y más importante, que los derechos de las mujeres.

Trabajemos por alcanzar la modernización institucional

Es esencial reconocer que la violencia contra las mujeres es un asunto que todas y todos. Cierto tenemos que las mujeres enfrentan riesgos fundamentalmente en el ámbito familiar, social, laboral y de pareja.

Por ello las instituciones sean públicas o privadas deberán seguir promoviendo los cambios necesarios que garanticen una vida plena y sin violencia, para las mujeres en Hidalgo, basados en el respeto a los derechos humanos y al Estado de Derecho.

http://twitter.com/alfreduam

www.alfredoalcala.mex.tl

www.facebook.com/alfredo.alcalamontano