Voz Ciudadana

Pobreza y democracia en Hidalgo

Si bien la democracia no va a terminar con la explotación y dominación, si puede generar contrapesos efectivos, que permitan evitar la concentración de la riqueza, que en los últimos años va en aumento.

A través de elecciones libres, abiertas y competitivas, se pueden generar mecanismos de control: mediante una efectiva división de poderes; a través de la presencia y permanencia del derecho a la oposición, la cual no debe ser cooptada o coaccionada por el régimen político en turno, y además se debe garantizar que dicha oposición formal (entendida como aquella que se rige bajo las reglas formales del juego electoral), pueda acceder al poder.

Esto permite la formación de nuevos liderazgos políticos, que puedan competir por el poder, de lo contrario solo se mantendrá, fortalecerá y anquilosará un mismo grupo político, y ello impactaría de manera inmediata en el funcionamiento del sistema político, el cual debe servir para canalizar y transferir las demandas sociales.

Las elecciones tal vez sean lo más aproximado al control del gobierno por el pueblo, por ello debemos seguir construyendo y fomentado la participación ciudadana más allá de un proceso electoral.

Una ciudadanía formada e informada, es el principal ingrediente y contrapeso natural en un sistema político.

Si bien durante los últimos 38 años, de manera sistemática hemos reformado el sistema electoral mexicano, ello no ha derivado en la consolidación de la democracia.

Y ya no basta con reformar las leyes electorales es necesario que tanto los actores políticos (candidatos, partidos y gobernantes), respeten las reglas del juego, que ellos mismos han ido creando; que las autoridades electorales hagan valer la ley; y sobre todo, que la sociedad participe en los procesos electorales, ya que somos el ingrediente activo

Debemos utilizar el voto como un instrumento que nos permita premiar a quien lo hace bien cumpliendo su mandato, y castigando a quien no ha cumplido con las tareas asumidas.

La Voz Ciudadana está convencida en la necesidad de transitar de una democracia representativa a una democracia participativa. Las personas somos más que un voto, somos la razón de la democracia.

Actualmente existe una baja vinculación entre las autoridades públicas y los ciudadanos. Esto ha orillado a un fenómeno de exclusión social, donde la ciudadanía no participa, no toma parte de los asuntos públicos. Por lo que a través de la sociedad civil, se busca incentivar la participación ciudadana, que derive en la incidencia en políticas públicas.

Por ello la Voz Ciudadana insiste en fortalecer la democracia participativa, modelo que enarbola que la ciudadanía no solo sea tomada en cuenta en los periodos de elecciones, sino que pueda ser tomado en cuenta en las acciones públicas. Pasar de un ciudadano pasivo, a uno interesado por el espacio público.

Ya no podemos concebir una democracia sin la participación de la sociedad, siendo además el principal actor dentro del debate actual los conceptos de transparencia, rendición de cuentas y  políticas públicas.

La sociedad civil favorece los procesos de democratización, ya que busca ampliar los canales de comunicación y participación existentes entre los partidos políticos y los órganos de gobierno.  Es decir, la sociedad civil es el verdadero soporte de la democracia.

Pobreza en Hidalgo

Ayer el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (CONEVAL) presento los resultados de la medición de la pobreza 2014, cuyos datos deben ser retomados con mucha seriedad, para detener y revertir las actuales condiciones de marginación y pobreza.

Sobre todo si a estos resultados agregamos los recientes datos ofrecidos por OXFAM México, en la que se evidencia la alta concentración de la riqueza en unas cuantas manos.

Si bien la democracia no acabara de facto con la marginación, pobreza, explotación y marginación social, si puede generar contrapesos reales en el poder que eviten la concentración del poder político y económico.

Y los actuales resultados así lo exigen, hoy día en nuestro país, 55.3 millones de personas (46.2%) viven en pobreza, es decir prácticamente 1 de cada 2 personas viven con algún tipo de carencia, en contraste  solo el 20.5% de la población es no pobre y no vulnerable.

Pero en el caso específico de Hidalgo, la pobreza aumentó considerablemente,  y más del 54.3%(en el 2012 era el 52.8%) de la población, es decir más de 1 millones, 547 mil personas viven con algún tipo de carencia, y solo el 14.8% de hidalguenses, es no pobre y no vulnerable.

Es momento de que las reformas políticas ya no se limiten a las reglas para llegar al poder, es momento de que la reforma política vaya más allá y se enfoque en las tareas y acciones de los tres niveles de gobierno, cerrando la llave del despilfarro, castigando fuertemente toda acción en la que las personas con un cargo público o de representación lo utilicen en su propio beneficio.

Debemos pasar de regular el proceso electoral, a regular la actividad gubernamental.

“Por una sociedad libre de discriminación y violencia”

http://twitter.com/alfreduam

www.alfredoalcala.mex.tl

www.facebook.com/alfredo.alcalamontano