Voz Ciudadana

Nuevos partidos, nuevas reglas… ¿más democracia?

Lo que significa que en las próximas elecciones del 2015 las y los electores irán a las urnas bajo nuevas reglas electorales y nuevas opciones políticas.

Recién acaba de anunciar el Presidente del Consejo General del Instituto Nacional Electoral (INE), Lorenzo Córdova Vianello que en próximos días se aprobará el registro de tres nuevos partidos políticos: Movimiento Regeneración Nacional (Morena), Encuentro Social (PES), y Partido Humanista (PH).

Lo que significa que en las próximas elecciones del 2015 las y los electores irán a las urnas bajo nuevas reglas electorales y nuevas opciones políticas -aunado a las candidaturas ciudadanas-, elementos que buscan inyectar dinamismo y nuevos bríos a un desgastado sistema electoral y de partidos.

 Nuevos Partidos Políticos, ¿Para qué?

Los partidos políticos son fundamentales para una democracia representativa, ya que son o deberían ser: el principal instrumento de participación política; el medio por el cual se canaliza la demanda social; los principales interlocutores entre el gobierno y la sociedad; la principal vía para llegar al poder político (antes de las candidaturas ciudadanas, eran la única opción); los que transforman el pluralismo social, en pluralismo político y por ello tienen la obligación de procurar que el pluralismo político esté presente en las instituciones.

Aunque  el objetivo de cualquier político es la obtención del poder político, considerado como un instrumento de transformación y mejora de la sociedad, lo cierto es, que para que un(a) gobernante y/o representante obtenga legitimidad, debe estar respaldado en elecciones libres, abiertas y democráticas, es decir competitivas.

Los nuevos partidos fortalecen la democracia en la medida que estos sean opciones reales para la sociedad, por ello las reglas electorales son parte esencial para dotar de herramientas que les permitan competir de manera equitativa, frente a los partidos ya establecidos.

Solo así la ciudadanía podrá dirimir sus diferencias  políticas de manera pacífica, a través de una real competencia electoral.

 ¿Más partidos, más democracia?

El contar ahora con diez partidos, aunado a la presencia de candidaturas ciudadanas, será la puerta a nuevos procesos electorales, con mayor diversidad de opciones, propuestas, y sobre todo nuevos debates públicos, de esta manera podremos ir construyendo una democracia más plural y representativa.

En cuanto al financiamiento público, el contar con más partidos no significará que van a costar más dinero público, al contrario será el mismo recurso, pero ahora repartido en diez, lo mismo pasaría si fueran veinte o tan solo dos partidos, el dinero a repartir sería el mismo, que para este año es de 3 mil ochocientos diez millones setecientos ochenta y seis mil noventa y cuatro pesos para actividades ordinarias y 114 catorce millones trescientos veintitrés mil quinientos ochenta y dos pesos para actividades específicas.

Lo que encarece las elecciones, no es la creación de nuevos partidos, lo que realmente se deberá impulsar –considerada como una deuda pendiente-, es reducir a la mitad -por lo menos- el dinero público que se les otorga a los partidos políticos.

Nuevas reglas electorales, mismos actores políticos

El pasado 23 de mayo se publicó en el Diario Oficial de la Federación las reformas secundarias en materia electoral, con lo que a partir del proceso electoral federal 2014-2015 tendremos nuevas reglas del juego electoral y nuevos actores políticos partidistas.

De entre las modificaciones más importantes es la sustitución del Instituto Federal Electoral (IFE) por el INE, con este cambio de federal a nacional, el organismo electoral organismo electoral - a petición de cuatro de sus consejeros o del instituto electoral de la entidad-, puede organizar elecciones federales y locales, es decir ya está facultado para organizar elecciones de Presidente (a) de la República, Senadores (as), Diputados (as) Federales, gobernadores (as), diputados (as) locales y Presidentes (as) municipales.

Otra cambios es que el INE puede nombrar a los consejeros electorales de los institutos electorales de los estados, así como removerlos por siete causas, como tener “conductas que atenten contra la independencia e imparcialidad de la función electoral” o “tener notoria negligencia, ineptitud o descuido” en el desempeño de sus funciones entre otras

Las nuevas reglas y los nuevos partidos tienen un reto muy grande, el fortalecer la democracia representativa y favorecer la democracia participativa.

 “Por una sociedad libre de discriminación y de violencia”.

http://twitter.com/alfreduam

www.alfredoalcala.mex.tl

www.facebook.com/alfredo.alcalamontano