Voz Ciudadana

Interrupción legal del embarazo. ¿Estar a favor o en contra?

El pasado 28 de septiembre se conmemoro el día por la Despenalización del Aborto en América Latina y el Caribe.

Se estableció esta fecha como jornada de lucha durante el Encuentro Feminista Latinoamericano, en 1990, y surge para evidenciar que una de las principales causas de muerte femenina es, la clandestinidad de la interrupción del embarazo.

Desde este año, las integrantes del movimiento de mujeres han salido a las calles en los diversos países de América Latina para evidenciar y denunciar las condiciones en las cuales se realizan las interrupciones del embarazo y exigir su despenalización en todos los países latinoamericanos.

El criminalizar a las mujeres por una interrupción, provoca que año con año, más de 6 mil mujeres mueran, lo anterior de acuerdo a cifras de la Organización Mundial de la Salud y del Grupo GIRE. México no es la excepción, y por las cifras, se puede considerar la tercera causa de muerte materna.

Tema político, científico, filosófico, religioso o moral

Mucho se habla del tema, con posturas a veces extremas, otras carentes de información, justificando posturas basadas en un pensamiento moral y religioso.

El principal conflicto radica en definir el momento exacto en que se puede hablar de la vida (termino, que en estricto sentido es abstracto).

De acuerdo a los grupos conservadores (denominados Pro-vida, o pro-cigotos), mencionan que desde el momento de la fecundación hay vida, aunque nunca hablan de la persona humana, lo cual es radicalmente distinto, una planta una célula tienen vida, pero no son persona humana.

Esto que significa, que un cigoto, o un embrión, no es una persona humana. En otras palabras, no podemos confundir una célula viva, con una persona humana.

Toda célula con el genoma humano completo puede seguir viva fuera del organismo, ejemplo: un órgano que será trasplantado; o un órgano canceroso, que posee miles de millones de células vivas con el genoma humano completo.

Lo que significa que los grupos próvida, o pro-cigotos, estarían en contra de la extirpación de un órgano cancerígeno, o del trasplante de órganos, o de la no transfusión sanguínea.

Esto significaría, de acuerdo a la postura pro-cigotos, que en un trasplante de órganos, se injertaron a millones de personas humanas vivas, o al quitar un órgano canceroso, se mataron miles de personas humanas vivas, la respuesta es NO.

Dicho esto, el cigoto o embrión desde el primer momento es una célula viva con el genoma humano completo, pero científicamente no es una persona humana.

Se considera persona humana desde un punto de vista racional y científico, es decir, cuando el sistema nervioso y la corteza cerebral están desarrollados. Esto significa, que dicha célula viva, es capaz y está consciente- de percibir estímulos sensoriales.

¿En términos del proceso de gestación en una mujer, en qué momento se puede se puede considerar al producto como una persona humana, es decir, cuando se tiene autonomía sensorial y conciencia de los estímulos? La respuesta es hasta la semana 28-30 de gestación.

Por lo que defender la vida, desde la visión de los mal llamados grupos pro-vida, o pro-cigotos es estar en contra de los transparentes y a favor del Cáncer, por ejemplo.

Se preocupan por un no nacido, por una célula, y se olvidan por completo de la violencia que sufren las mujeres, muchas de ellas victimas del acoso y violencia sexual, muchas de ellas quedan embarazadas, una postura ruin y cobarde.

Grupos religiosos que confunden lo natural, con lo legal, la creencia con la ciencia.

Debemos seguir trabajando para sensibilizar a ese sector de la sociedad que construye sus posturas basadas en creencias, no en la ciencia.

Un sector que no entiende, no se sensibiliza, no se solidariza, pero que si cuestiona, juzga, encierra y castiga.

Por ello es importante saber qué tipo de debate se construye, científico o religioso; creacionista o evolucionista; misógino y machista o con una perspectiva en derechos humanos.

Hombres en Hidalgo decimos sí

En Hidalgo Hombres solidarios, nos sumamos en favor del Derecho a Decidir de las mujeres sobre su cuerpo. Por ello pedimos el cumplimiento de las causales para la interrupción del embarazo, y que se ponga un freno a todo tipo de violencia institucional contra las mujeres.

Es decir, que toda mujer víctima de violación pueda interrumpir su embarazo, para ello se debe aplicar la norma federal NOM-046, que establece los criterios a seguir para apoyarla.

Además garantizar las demás causales como son: si hay peligro de muerte; cuando es imprudencial o culposo; por grave daño a la salud; por alteraciones genéticas o congénitas graves en el producto, entre otras.

Porque las "Mujeres actúan, hombres acompañan".

Embarazo por decisión, no por obligación.

"Por una sociedad libre de discriminación y violencia".

@alfreduam
www.alfredoalcala.mex.tl