Voz Ciudadana

“Imposición, en la Comisión” Se busca defensor del pueblo Hidalgo

Para sorpresa de muy pocos, los diputados locales en Hidalgo eligieron al nuevo Presidente de la Comisión de Derechos Humanos del Estado de Hidalgo (CDHEH), José Alfredo Sepúlveda Fayad, quien asume el cargo sin legitimidad, sin conocimiento ni interés en materia de derechos humanos.

Estar al frente de la CDHEH debe ser un honor, sin embargo, hoy, lo han convertido en un espacio sin valor. Un ombudsperson (ombudsman) es, por definición, un defensor del pueblo, no del gobierno.

Nuevas Reglas, viejas prácticas.

De nada servirá el buen trabajo desempeñado por Raúl Arroyo; de nada, contar con una Ley de Derechos Humanos, nueva y pionera en el país. Y de nada, tampoco, continuar la dinámica de querer controlar y manipular los organismos autónomos, con personajes a modo, poco críticos, sin un pasado ni presente y sin futuro en la lucha por los derechos humanos, como Sepúlveda Fayad.

Éste fue electo sin contar con el respaldo de organizaciones de derechos humanos, presentando 700 firmas que no fueron de organizaciones de la sociedad civil (OSC) como exige la ley. Cabe mencionar que en Hidalgo el registro es de tan solo 428 OSC en activo, ¿de dónde las demás firmas?

México está cambiando, Hidalgo está cambiando. Pero las y los diputados no lo quieren ver; es lamentable que aun la oposición demostró estar en contra de la CDHEH, al negar una convocatoria abierta y transparente. Con esto, solo están abonando a que la sociedad no reconozca ni vea en los organismos autónomos, a las instancias aliadas de la sociedad, que están ahí, no por un capricho gubernamental, sino para garantizar los derechos humanos.

Quienes llevamos la camiseta en favor de los derechos humanos, lamentamos y condenamos el retroceso al que han arrastrado a la CDHEH.

Todo en familia.

El notario Sepúlveda Fayad será el segundo miembro de su familia que integra un organismo autónomo. Primero su hija Isabel Sepúlveda Montaño, consejera en el Instituto Estatal Electoral de Hidalgo, de quienes no se duda su cercanía al poder político, y su lejanía de la sociedad civil.

Censura y represión.

Debemos condenar un atentado a la libertad de expresión: eliminaron uno de los videos que se encontraban en Youtube, el cual mostraba el momento en que activistas por los derechos humanos, con justa inconformidad, manifestaban y evidenciaban la realidad: la intervención del poder ejecutivo, la sumisión del poder legislativo, y la ignorancia e incapacidad (mostrada en las comparecencias y primeras entrevistas) de quien hoy ocupa el cargo de presidente de la CDHEH.

Hidalgo se ha quedado sin ombudsperson. De nueva cuenta, seremos los integrantes de la sociedad civil quienes defendamos y luchemos con toda nuestra fuerza por los derechos humanos.

CDHDF y la CDHEH. ¿Y la Dignidad?

Un valor clave para defender los derechos humanos es defender y promover la dignidad de las personas, y para ello tenemos dos grandes ejemplos.

Por un lado, el ex ombudsperson de Hidalgo, Raúl Arroyo, quien pudo ser reelecto, y, sin embargo, con destacable congruencia, impulsó una Ley, en la cual se elimina la reelección. Igualmente, Raúl Plascencia, ex ombudsperson del Distrito Federal, quien a pesar de haber desempeñado un buen trabajo, por intereses políticos algunos partidos que integran la Asamblea Legislativa del DF le negaron el respaldo, y antes de cualquier votación, decidió renunciar, ya que no iba a ser parte del juego y manoseo de los partidos, y sobre todo no iba a entregar la autonomía de CDHDF a manos de la partidocracia.

Y del otro lado, encontramos hoy en Hidalgo a José Alfredo Sepúlveda Fayad, quien se aferra a ocupar un honroso lugar en la defensa de los derechos humanos, pese a desconocer el tema y nunca haber realizado trabajo desde la sociedad civil a favor de los derechos humanos. En una palabra, nunca ha tenido una postura a favor ni en contra en temas como la interrupción legal del embarazo, matrimonio entre personas del mismo sexo, defensa de los derechos de los animales y del medio ambiente, entre otros grandes temas.

Hoy el notario de profesión, debería renunciar y solicitar la reposición del proceso, que a todas luces fue controlado, realizado en el ostracismo de la democracia, con una convocatoria que en sí misma era violatoria de los derechos humanos, ya que dejaba fuera de todas posibilidades a quienes llevan años luchando por los derechos humanos, que lo hacen NO por un beneficio personal (como es el ocupar un cargo), sino que luchan por el interés de todas y todos.

Hoy solo podemos decir que en materia de derechos humanos hay un lamentable retroceso y por ello la #VozCiudadana dice: “NO a la Imposición, en la Comisión”.

“Por una sociedad libre de discriminación y de violencia”

http://twitter.com/alfreduam

www.alfredoalcala.mex.tl

www.facebook.com/alfredo.alcalamontano