Voz Ciudadana

Activismo y periodismo de derechos humanos, actividades de alto riesgo

En el actual contexto social es claro que se debe hacer valer, respetar y difundir los derechos fundamentales, en específico de quienes alzan la voz,   cuyas actividades de crítica e incidencia social y política, los hace especialmente vulnerables, muchas veces expuestos a sufrir algún tipo de represalia por parte de quienes son señalados y cuestionados.

En México debemos fortalecer, a través de un frente común la defensa de los derechos humanos de las y los compañeros periodistas y de las y los activistas de derechos humanos.

De esta manera podremos incidir en la reducción de las presuntas violaciones a derechos humanos, y sobre todo lograr que las autoridades se comprometan a respetarlos y adquirieran mayor sensibilidad ante las actividades realizadas por las y los periodistas, así como por las y los defensores civiles.

Más ciudadanía y menos política

La clase política en nuestro país no logra contar con la confianza necesaria para gobernarnos o representarnos, ello se deriva de la pérdida de credibilidad producto del alejamiento hacia la problemática social, compuesta de todas y cada una de las necesidades individuales.

Así mientras los partidos se dividen y fracturan producto de la designación de las candidaturas, es decir en la repartición del poder político, es la sociedad civil quien ha levantado la mano, cada vez más organizada, y que va logrando permear entre la sociedad, la importancia de impulsar la causa por el respeto y la defensa de los derechos humanos.

Y han sido los medios de comunicación, a través del periodismo libre, autónomo, consciente y solidario, que se ha logrado llevar el mensaje del respeto por los derechos humanos.

Por ello nos preocupa, que dentro del denominado proceso democratizador en México, aun ser activista por los derechos humanos o ejercer el periodismo se realiza bajo un considerable riesgo.

Por ello la Voz Ciudadana reconoce la contribución que realizan las y los comunicadores al desarrollo y al pluralismo de la sociedad, con la premisa de impulsar los derechos sobre la base de la igualdad. Actividad que esta enriquecida con el trabajo diario  y en diversos ámbitos de la sociedad, por parte de las asociaciones civiles, quienes no buscan deponer a quienes detentan el poder político, por el contrario buscan contribuir al desarrollo de la sociedad, proponiendo, criticando o sumándose al trabajo que realizan las instituciones públicas.

Los recursos públicos son de todas y todos, por ello siempre se cuestionara cuando las personas que detentan el poder buscan beneficiarse utilizando los recursos e información privilegiada.

De esta manera el derecho a la libertad de opinión y a la libertad de expresión están estrechamente relacionados, y son indispensables para la formación de la opinión pública en una sociedad democrática.

Los medios de comunicación e información, así como las organizaciones de la sociedad civil son actores insustituibles en la consolidación de la cultura de los derechos humanos, vital para alcanzar el desarrollo democrático.

La ciudadanía necesita la protección no solo de un ombudsperson, sino contar con efectivos mecanismos de protección y defensa, sean individuales y colectivos, para saber de quién, de qué, cuándo y cómo defenderse, y esto no sería posible, sino se cuenta con los conocimientos en materia de derechos humanos.

Y de nueva cuenta son las organizaciones civiles, los principales actores interesados en las tareas de difusión de una cultura de los derechos humanos; y son los medios de comunicación quienes contribuyen en la tarea difusora de las organizaciones civiles, formación y difusión, es la mancuerna ideal.

Por ello se debe atender, resolver y difundir toda acción que atente contra alguna o algún trabajador de los medios de comunicación o que sea integrante de una asociación civil, máxime cuando sea producto de sus actividades.

Y sobre todo, debemos impulsar un frente común en la defensa de los derechos humanos, y denunciar públicamente algún tipo de acción que pretende obstaculizar nuestras actividades en favor de una cultura de respeto de los derechos humanos.

Detención arbitraria de Pedro Canché, periodista maya

La Voz Ciudadana se solidariza con el periodista maya Pedro Canché Herrera, detenido el 30 de agosto de 2014 acusado del delito de sabotaje, en el estado de Quintana Roo, México. Ya que al igual que lo manifestado por Amnistía Internacional, preocupa el que la privación de su libertad, responda únicamente a su trabajo como periodista y al ejercicio de la libertad de expresión. Ya que fue detenido días después de publicar fotos de una protesta de ciudadanos por el incremento a las tarifas del servicio de agua afuera de la oficina de la Comisión de Agua Potable y Alcantarillado (“CAPA”), y que además fue señalado por autoridades locales como el líder de la protesta por la exigencia de un derecho humano.

“Por una sociedad libre de discriminación y violencia”

http://twitter.com/alfreduam

www.alfredoalcala.mex.tl

www.facebook.com/alfredo.alcalamontano