Apuntes pedagógicos

La organización pedagógica

La intervención pedagógica de los maestros debe tener el propósito básico de incrementar el logro de los aprendizajes de sus alumnos en ambientes escolares propicios. Generar esta condición y expectativa implica un trabajo profesional que tiene su punto de partida en la planeación didáctica de sus actividades y continua con el desarrollo y evaluación de las mismas. Comboni y Juárez (2000) consideran que todo ello implica una organización pedagógica, la cual denominan como el conjunto articulado de conocimientos, conceptos pedagógicos, criterios fundamentados, materiales didácticos, situaciones y actividades de aprendizaje y procedimientos evaluativos que hacen posible que los maestros puedan desarrollar una práctica en el aula que garantice el aprendizaje significativo de todos sus estudiantes; asumiendo y respondiendo a las diferencias culturales, lingüísticas, sociales y de género, que traen consigo los alumnos.

Hoy en día, la organización pedagógica de los docentes parece encontrarse con debilidades que no han sido atendidas, particularmente en lo que se refiere a la comprensión de los procesos de aprendizaje de los alumnos; de los enfoques de enseñanza y del enfoque curricular que sustenta el plan de estudios vigente. En lo que respecta al aprendizaje, Comboni y Juárez (2000) mencionan que tenemos que entenderlo de una nueva forma:

• El aprendizaje es un fenómeno social

• El aprendizaje y la cognición son fenómenos que ocurren dentro de una situación

• El aprendizaje es un proceso activo

• El aprendizaje es un proceso cooperativo

• El aprendizaje está ligado fundamentalmente a la persona que aprende

• El aprendizaje es un proceso de construcción del conocimiento

• El aprendizaje debe ubicarse en una perspectiva intercultural

Con la base de este conocimiento, los docentes pueden explorar la posibilidad de construir una nueva práctica de la enseñanza, en la cual interactúen efectiva y creativamente con sus alumnos para el logro de aprendizajes eficaces y significativos.

En la organización pedagógica, las secuencias didácticas que plantee el docente son un elemento clave para el logro de aprendizajes. Tobón (2014) menciona que las secuencias didácticas son, sencillamente, conjuntos articulados de actividades y evaluación, que, con la mediación de un docente, buscan el logro de determinadas metas educativas, considerando una serie de recursos. En la práctica, esto implica mejoras sustanciales de los procesos de formación de los estudiantes, ya que la educación se vuelve menos fragmentada y se enfoca en metas. En el modelo de competencias, las secuencias didácticas son una metodología relevante para mediar los procesos de aprendizaje en el marco del aprendizaje o refuerzo de competencias; para ello se retoman los principales componentes de dichas secuencias, como las situaciones didácticas (a las que se debe dirigir la secuencia), actividades pertinentes y evaluación formativa (orientada a enjuiciar sistemáticamente el proceso). Con ello, se sigue una línea metodológica que permite a los docentes que ya trabajan con esta metodología una mejor adaptación al trabajo por competencias en el aula.

Por su parte, Casanova (1998) señala que para una organización pedagógica adecuada y pertinente, hemos de partir del diseño curricular oficial, tener en cuenta el programa para el nivel educativo y grado específico que se atiende hasta llegar a planificar unidades didácticas debidamente secuenciadas y temporalizadas para favorecer la igualdad de oportunidades y la enseñanza de calidad. Casanova señala que hay algunos elementos básicos de cualquier unidad didáctica y que expresa en los siguientes términos:

• Objetivos: ¿Para qué enseñar?

• Contenidos: ¿Qué enseñar?

• Actividades: ¿Cómo aprenderán las alumnas y alumnos?

• Metodología: ¿Cómo enseñar?

• Recursos didácticos: ¿Con qué enseñar?

• Evaluación: ¿Cómo mejorar la enseñanza y el aprendizaje?

Finalmente, es importante mencionar que una organización pedagógica ayuda a los docentes a prever un orden y ser sistemáticos en su intervención, además de evitar la improvisación como cultura. Si esto es así, una organización pedagógica les ofrece claridad sobre los propósitos que quieren alcanzar y la manera de lograrlo.

torresama@yahoo.com.mx