Apuntes pedagógicos

La investigación-acción en educación

En primer término es necesario aclarar que la investigación acción, es un término acuñado y desarrollado por Kurt Lewin en varías de sus investigaciones (Lewin, 1973). En la actualidad, es utilizado con diversos enfoques y perspectivas, dependiendo de la problemática a abordar. La investigación-acción considera su orientación hacia el cambio social, caracterizada por una activa y democrática participación en la toma de decisiones. En el campo educativo, se considera como una forma de entender la enseñanza, no sólo de investigar sobre ella.

Desde esta condición, la investigación – acción supone entender la enseñanza como un proceso de investigación, un proceso de continua búsqueda. Algunos autores explican esto como un proceso dialéctico sobre, en y para la práctica educativa. Si esto es así,  nos lleva a entender el oficio docente, alimentado por un proceso reflexivo que articula la teoría y la práctica de manera continua.

Efectivamente, la reflexión que el profesional hace de su práctica se constituye como algo fundamental en la investigación – acción, aún más que la posible contribución a la resolución de problemas, sino como un dispositivo de mejora para su práctica. En síntesis, para el campo educativo, la investigación-acción constituye una vía de reflexiones sistemática sobre la práctica con el fin de optimizar los procesos de enseñanza, aprendizaje, formación y gestión..

En el mismo tenor, la investigación – acción se presenta como una metodología de investigación orientada hacia el cambio educativo y se caracteriza entre otras cuestiones por ser un proceso que como señalan Kemmis y MacTaggart (1988):

• Se construye desde y para la práctica,

• Pretende mejorar la práctica a través de su trasformación, al mismo tiempo que procura comprenderla,

• Demanda la participación de los sujetos en la mejora de sus propias prácticas,

• Exige una actuación grupal por laque los sujetos implicados colaboran coordinadamente en todas las fases del proceso de investigación,

• Implica la realización de análisis crítico de las situaciones y

• Se configura como una espiral de ciclos de planificación, acción, observación y reflexión.

Para los mismos autores, el proceso de investigación-acción se resume en cuatro fases (Kemmis y McTaggart, 1988):

• Diagnóstico y reconocimiento de la situación inicial.

• Desarrollo de un plan de acción, críticamente informado, para mejorar aquello que ya está ocurriendo.

• Actuación para poner el plan en práctica y la observación de sus efectos en el contexto que tiene lugar.

• La reflexión en torno a los efectos como base para una nueva planificación.

Impulsar procesos de investigación en el ámbito educativo nos permitiría partir de la experiencia, saberes, quehaceres y habilidades que los docentes en servicio han tenido al interactuar con sus alumnos.  De igual manera, ayudaría a incorporar los elementos para elevar la calidad de la preparación del magisterio, a través del tratamiento teórico, metodológico y práctico de los problemas que surgen en esa misma práctica toda vez que parte de la consideración de la práctica educativa como heterogénea, compleja y dinámica, inserta en condiciones socioculturales diversas y que puede ser innovada desde una perspectiva crítica.

Finalmente, como meta socioeducativa, la investigación-acción propiciaría que los docentes cuenten con elementos que les permitan conocer y operar de manera diferente y consecuente con el tiempo actual y con su circunstancia personal y contextual, su labor cotidiana.

torresama@yahoo.com.mx