Apuntes pedagógicos

La formación de profesionales de la educación en la UNP-Hidalgo

La formación del profesional de la educación que se piensa y desarrolla en la Universidad Pedagógica Nacional-Hidalgo es en la persona que posee la capacidad de articular su saber, su saber hacer y su ser, es decir, un profesional que tiene conocimiento amplio del campo educativo para poder investigar en él, comprenderlo, intervenir e innovar en sus procesos y prácticas. Un profesional que tiene como base la capacidad de aprender a aprender y que en el marco de una educación permanente, fomenta la capacidad de aprender e incorporar prácticas profesionales emergentes o de desaprender aquellas que son obsoletas y que, mediados por diagnósticos que elabora, define las acciones encaminadas al desarrollo de las competencias, conocimientos, habilidades, actitudes y valores planteados en los programas educativos que están bajo su responsabilidad.

El profesional de la educación al que aspiramos es aquel que conoce los fundamentos del currículum vigente; desarrolla estrategias metodológicas-didácticas y de evaluación acorde a las situaciones educativas de su entorno; conoce y utiliza los saberes científicos, humanísticos y tecnológicos del campo educativo que apoyen sus capacidades en la construcción de propuestas innovadoras en su ámbito de acción, con responsabilidad y visión prospectiva; diseña, organiza y pone en práctica estrategias sobre el proceso de enseñanza-aprendizaje que le permita desempeñarse como profesional crítico, creativo y autónomo; y se desempeña profesionalmente en tareas y responsabilidades con una adecuada ponderación de sus posibilidades de acción individual y colectiva.

La realidad educativa es cambiante y dinámica, y demanda cada día una formación más amplia, variada y flexible para adaptarse a los nuevos contextos educativos que todos contribuimos a conformar. La formación del profesional de la educación requiere de una actualización constante, proponiendo también incentivos y reconocimientos para su labor, dentro de su jornada laboral y no como se ha hecho tradicionalmente, desde la generosidad y el voluntarismo de los más inquietos e inquietas.

Para esta formación de profesionales, la UPN-Hidalgo ofrece seis programas educativos cuyos objetivos son los siguientes:

Licenciatura en Intervención Educativa: Pretender formar un profesional  de la educación capaz de desempeñarse en diversos campos del ámbito educativo, a través de la adquisición de las competencias generales y especificas que le permitan transformar la realidad educativa por medio de procesos de intervención.

Licenciatura en educación Preescolar y Primaria para el Medio Indígena Plan 1990: Pretende formar un profesional de la docencia capaz de elaborar propuestas pedagógicas congruentes con su realidad sociocultural en un proceso que implica la transformación de su práctica docente.

Licenciatura en Educación Plan 1994: Pretende transformar la práctica docente de los profesores en servicio a través de la articulación de elementos teóricos y metodológicos con la reflexión continúa de su quehacer cotidiano, proyectando este proceso de construcción hacia la innovación educativa y concretándola en su ámbito particular de acción.

Maestría en educación Campo Práctica Educativa: Pretende formar profesionales de la educación de alto nivel, capaces de reflexionar analítica y propositivamente en el ámbito de la práctica educativa en educación básica y en el de la formación y actualización de docentes, y con habilidades para conjugar la práctica docente con la investigación científica.

Maestría en Educación línea Recuperación y Análisis de la Práctica Docente: Pretende formar profesionales de la educación, capaces de analizar, comprender e interpretar los diferentes procesos educativos que se producen en su práctica cotidiana generando nuevos saberes y propuestas de gestión en y para su ámbito de acción.

Doctorado en investigación e Intervención Educativa: Pretende formar investigadores y profesionales, con enfoque regional, comprometidos con la investigación, la práctica docente y la realización de aportes significativos al conocimiento y con la solución de problemas nacionales.

Como se puede advertir, la UPN-Hidalgo tiene un compromiso socioeducativo y político con la transformación de los procesos educativos y sociales. El sentido social que imprime en cada uno de sus programas así lo demuestra. Es necesario entonces, una seria y profunda reflexión sobre políticas, estrategias y apoyos para la formación del profesional de la educación,  si se quiere de verdad superar la grave crisis educativa que padecemos, y la UPN-Hidalgo es una realidad para lograrlo.

torresama@yahoo.com.mx