Apuntes pedagógicos

La evaluación y planeación para la mejora escolar

En el contexto y posibilidad de generar una autonomía de gestión en las escuelas conviene tener presente que la evaluación y la planeación educativas son estrategias y métodos de trabajo que el director y los docentes de la escuela pueden utilizar para transformar la gestión escolar y con ello las prácticas escolares cimentando nuevas formas de liderazgo compartido, trabajo docente en equipo, colaboración con los padres de los alumnos y nuevas formas de relación con los miembros de la comunidad; este proceso de cambio parte de acciones de evaluación continúa con la planeación, avanza hacia la realización de acciones de mejora planificadas, prosigue con la evaluación de los logros alcanzados, se toman decisiones para la mejora y se inicia el proceso nuevamente, conduciendo a un actuar cíclico.

Para iniciar el plan de la mejora de la gestión escolar se requiere llevar a cabo una autoevaluación inicial de los procesos de gestión que se realizan y los resultados de aprendizaje que se logran. En la construcción de esta estrategia participan los miembros de la comunidad educativa de una escuela, con distintos grados de responsabilidad y participación, según se trate del director, de los docentes, de los alumnos, de los padres de familia, de otros miembros de la comunidad generando espacios de desarrollo profesional tanto para el directivo como para los docentes al asumir una actitud reflexiva, analítica, crítica y propositiva; el liderazgo del directivo será básico para promover ante el cuerpo de profesores la conciencia de la importancia de su trabajo educativo.

La autoevaluación inicial es un análisis de la situación actual de la escuela, de sus procesos de organización y funcionamiento, de las prácticas docentes y de las relaciones entre los docentes y el director, de la escuela con los padres de familia y la comunidad, así como de los resultados de aprendizaje de los alumnos, resaltando las carencias y los valores existentes.

La autoevaluación inicial de la gestión de la escuela se realiza en varios momentos o fases "...primera, comprender lo que se va a evaluar; segunda, planificar las acciones con las que se llevará a cabo, tercera, recolectar la información; cuarta, analizar los datos; quinta, reflexionar sobre los datos, emitir los juicios valorativos sobre lo analizado y, sexta, elaborar una síntesis sobre los aspectos valorados que se pueden mejorar..." (Niremberg, et. al. 2000), lo cual requerirá una cierta organización del equipo de profesores y el director en la cual se distribuyan las tareas y responsabilidades a partir de una serie de decisiones emergidas del consenso en equipo, con un responsable de la dirección y coordinación de las actividades.

La organización y distribución de actividades y responsabilidades se encuentran en dos ámbitos, uno en espacios y tiempos flexibles e informales de la vida cotidiana escolar donde los equipos colaborativos entre directivo y docentes se brindan apoyo mutuo, basado en decisiones colectivas que generen espacios para un liderazgo compartido; otro, el espacio reglamentado del Consejo Técnico Escolar en el cual a través de deliberaciones y consensos se elaboren juicios y tomen decisiones que sustenten la planeación de la mejora de la gestión escolar.

Al término de la autoevaluación, se continúa con las actividades del proceso de planeación, reconocido como un proceso continuo y sistemático de análisis y diálogo entre los actores de la comunidad educativa, para seleccionar una dirección de acciones clave de resultados que cambian situaciones a través de superar resistencias, en un marco de visión holística y de esfuerzos conjuntos y compartidos.

A través de la planeación estratégica es posible desarrollar un pensamiento estratégico que se caracterice por un cambio de perspectiva donde la organización es vista como una misión común y donde los esfuerzos conjuntos redundan en un beneficio común encaminados a impactar la sociedad circundante a la escuela; dichos cambios requieren una visión estratégica orientada a lograr un estado deseado mediante un mapa que indique los mejores caminos; esta planeación permite estudiar la escuela con una perspectiva diagnóstica identificando los facilitadores, apoyos, obstáculos y riesgos que en ella existen; de igual manera, son tomados en cuenta las perspectivas, visiones, demandas y expectativas externas. En este sentido la planeación estratégica situacional permite que cada escuela tome el control sobre su destino así como el monitoreo de los avances que conduzcan a tomar decisiones oportunas y pertinentes.

torresama@yahoo.com.mx