Apuntes pedagógicos

La educación como fenómeno social

En el contexto socio histórico actual en que se desarrollan los acontecimientos educativos, considero pertinente, oportuno y necesario recuperar algunas reflexiones de Magdalena Salomón (1980) publicadas en la revista Perfiles Educativos, para contribuir a recuperar la importancia de la educación como un fenómeno social.  Salomón propone abordar el objeto de la sociología de la educación desde un triple enfoque:

1) La perspectiva funcionalista. Aquí se refiere al funcionamiento clásico de Durkheim, por ser este el iniciador de la sociología de la educación y por la enorme influencia de sus concepciones sobre otras corrientes del pensamiento sociológico. Durkheim analiza la “función” de la educación dentro de la sociedad, la identifica en su dimensión de realidad objetiva y externa, instituida o institucionalizada y la construye como un hecho social. Este enfoque posee, al mismo tiempo, una marcada orientación humanista, porque tiene la más alta idea del poder creativo de la educación y magnifica la dignidad y grandeza de su acción, cuyo protagonismo principal es el maestro. La función de la educación consiste en socializar al ser humano, es decir, moldear al ser “asocial” que somos naturalmente para conformar otro nuevo, social y moral.

2) La perspectiva estructural-funcionalista. Esta corriente se inspira, en gran parte, en las teorías funcionalistas modernas o en el estructural-funcionalismo de Robert K. Merton y Talcott Parsons, y tiene como eje principal de sus investigaciones el problema de las normas y valores. Se propone estudiar los desequilibrios momentáneos de los individuos, provocados por la evolución del sistema social en general y por el sistema de enseñanza en particular. Se yuxtaponen los conceptos de educación y movilidad social, basándose en el presupuesto de que la sociedad esta estratificada. El acceso a la educación es un punto estratégico en el cambio de status social.

3) La perspectiva de la teoría de la reproducción. Considera a la educación como elemento de una formación social históricamente determinada. La educación es visualizada como una estructura dinámica y como una instancia de subsunción dentro de otra estructura más vasta, que la incluye y explica su desarrollo. El estudio de la educación se inserta en el análisis de las clases sociales y en el papel de denominación económica, política, cultural e ideológica de la clase dominante. La escuela es, según esta corriente de interpretación, un espacio ideológico cuya función es capacitar la producción de las relaciones de producción existentes.

Las tres corrientes que propone Salomón como intento de ordenación, privilegian o aceptan en muy distintos grados los movimientos generales que expone a continuación, como  cuerpo directriz de interpretación social de la educación.

• Estas orientaciones parten del estudio de la educación, concebida como instancia social objetiva, que resulta totalmente distinta a las que muestran los análisis segmentarios o parciales, que reducen lo educativo a lo meramente pedagógico.

• El estudio de la educación como fenómeno social considera que los procesos de enseñanza-aprendizaje no se reducen sólo a las relaciones directas entre maestro y alumno o, para ser más exactos, entre educador y educando.

• El espacio educativo, enfocado sociológicamente, no puede entenderse si no se muestra con suficiente claridad que en su constitución participa la estructuración económica, jurídico política, cultural e ideológica del sistema social del cual es parte.

• Todo fenómeno social es un proceso.

• El objeto de estudio de la educación, desde el punto de vista de su extensión, puede ser enfocado: a), como un sistema en sí, y b), como subsistema de un sistema global.

• El campo educativo, sociológicamente estudiado, traspasa los límites de la educación escolarizada, pues incluye también la acción que realizan los grupos primarios: familia, clase social, etc.

• El enfoque social de la educación no desconoce los factores psicológicos que intervienen e inciden en el proceso de enseñanza-aprendizaje; sin embargo considera que son en gran parte reflejos de los fenómenos sociales que se estructuran en una conciencia colectiva.

• El estudio de los fenómenos educativos, abordado desde la perspectiva social no pretende explicar y comprender sociológicamente todos sus aspectos, sino que, mantienen la fuerza de una decisión  metodológica de no renunciar al derecho de explicación social, recurriendo al principio de explicación de otras ciencias solo como complemento de los métodos propiamente sociológicos.

torresama@yahoo.com.mx