Apuntes pedagógicos

Educación 2030

La Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible de la UNESCO es un programa ambicioso, deseable y universal para erradicar la pobreza mediante el desarrollo sostenible para 2030. En este programa, aprobado desde septiembre de 2015, la comunidad internacional reconoció que la educación es fundamental para el éxito de los 17 objetivos escogidos. De manera particular, las ambiciones en el ámbito de la educación se plasman de manera esencial en el Objetivo de Desarrollo Sostenible 4, que pretende “Garantizar una educación inclusiva y equitativa de calidad y promover oportunidades de aprendizaje permanente para todos”.

El 25 de enero de 2017 en la Declaración de Buenos Aires, los países de América Latina y el Caribe plasmaron acuerdos sobre las prioridades educativas para el 2030. Entre otros puntos, el documento regional indica que la educación debe contribuir a la eliminación de la pobreza, la reducción de las inequidades y el cuidado del medioambiente a través de una educación de calidad inclusiva y el aprendizaje a lo largo de la vida. Las autoridades regionales acordaron también mecanismos de coordinación regionales necesarios para lograr las metas educativas. Reconocieron que se requiere con urgencia profundizar los cambios, lo que implica una nueva mirada de la educación, del aprendizaje, de la enseñanza, de las políticas y de las acciones en América Latina y el Caribe. (www.unesco.org/santiago).

La reunión de Buenos Aires incluyó paneles y una serie de mesas redondas, con la participación activa de  ministerios y autoridades nacionales, así como expertos educacionales y representantes de  otros grupos de interés. Los temas a debatir fueron los siguientes:

• El estado de la educación en la región: las principales tendencias a la luz de la E2030;

• Un enfoque innovador de la educación de calidad en el contexto del aprendizaje a lo largo de la vida (contextos de aprendizaje, perspectivas, dimensiones, igualdad e inclusión, mecanismos de evaluación, etc.);

• Políticas y capacitación de docentes dentro del marco del aprendizaje a lo largo de la vida permanente;

• Aprendizaje inclusivo y de calidad para reducir la desigualdad y promover el desarrollo sostenible;

• Alianzas (colaboraciones, coaliciones estratégicas, mecanismos) para la implementación de la E2030.

Entre los principales acuerdos establecidos por los Ministros de educación y/o representantes de los países participantes, se mencionan los siguientes:

“Destacamos que la calidad de la educación en todas sus dimensiones y en  todos los niveles sigue siendo la gran deuda educativa pendiente en la región. Nos comprometemos a desarrollar políticas inclusivas con miras a la mejora de la calidad y la pertinencia de la educación que incidan en todos los actores del sistema educativo.

• Reconocemos el rol central que desempeñan los docentes y demás profesionales del ámbito educativo para alcanzar una educación de calidad. Nos comprometemos a fortalecer los programas de formación docente inicial y continua, con atención especial en la planificación contextualizada de las ofertas, la revisión de los contenidos y planes de estudio y la preparación permanente de los formadores, a fin de garantizar propuestas formativas innovadoras que preparen, motiven y empoderen a los docentes y directivos para los desafíos y oportunidades que presenta la enseñanza en el siglo 21. Avanzaremos en políticas orientadas a sentar las condiciones adecuadas para que la docencia se transforme en una profesión de excelencia, asegurando la participación de los docentes y otros profesionales de la educación en su diseño, implementación, monitoreo y evaluación.

• Reafirmamos que, ante las transformaciones sociales, culturales y tecnológicas que atraviesa la región, es necesario diseñar políticas que resignifiquen los modelos y experiencias escolares y de aprendizaje, a partir de la revisión de las condiciones y ambientes educativos, la organización institucional, atendiendo a todos los niños y niñas, adolescentes, jóvenes y adultos, garantizando la inclusión de las personas con discapacidad.

• Nos comprometemos a enriquecer los currículos, así como también las prácticas y los contenidos de nuestros sistemas educativos para el desarrollo de las habilidades del siglo 21, teniendo en mente las necesidades y deseos de los jóvenes de la región. Formularemos políticas curriculares a través de un enfoque interdisciplinario y holístico, centrado en el aprendizaje activo, contextualizado, transferible y autónomo, con prácticas pedagógicas inclusivas y transformadoras, que consideren vínculos con las dimensiones de la vida, maximicen el uso de las tecnologías de la información y de la comunicación (TIC), e incluyan temas relevantes de la sociedad global, interconectada, digital y dinámica.” (Declaración de Buenos Aires, 2017).

torresama@yahoo.com.mx