Apuntes pedagógicos

La consulta al Modelo Educativo: intenciones y preguntas

En el contexto de una reforma educativa cuestionada desde su origen, y con marcada resistencia de algunas entidades federativas (Oaxaca, Chiapas, Guerrero, Michoacán, entre ellos), así como un ambiente de desarrollo de la evaluación docente, poco favorable para la mejora; y los recientes anuncios de recorte presupuestal para educación y salud, es como se llevan a cabo la Consulta para el Modelo Educativo y Propuesta Curricular para la Educación Obligatoria. Para el efecto, antes del inicio del presente ciclo escolar se determino por parte de la Secretaría de Educación Pública (SEP) que los Consejos Técnicos Escolares "analizaran" lo referente a ello durante dos días (jornadas de 5 horas); por otra parte se ha dispuesto una consulta pública en línea mediante un portal electrónico; y por último la realización de Foros en las entidades federativas. La SEP ha anunciado que tras concluir la revisión se recabarán las propuestas, que serán procesadas por el Centro de Investigación y Docencia Económicas (CIDE), por conducto de un equipo que guarda vínculos con la oficina de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico en México.

Como parte de las estrategias de política educativa, la "consulta" busca recuperar el sentir de la sociedad y los maestros respecto a la educación. La cuestión es que ¨lo que se consulta¨ puede no ser del interés de la sociedad y los docentes en particular. La sociedad desea mejores escuelas, con condiciones de infraestructura y equipamiento óptimas; que no se cobren cuotas de inscripción, que el gobierno se haga cargo del mantenimiento, que los niños y jóvenes tengan buenos maestros, casi nada de eso "se consulta". Los maestros desean mejores procesos formativos; apoyo institucional para la organización y funcionamiento de las escuelas; menos procedimientos administrativos; fortalecimiento de su condición laboral en todos aspectos, mejores procesos de evaluación docente, entre otras demandas. Tampoco nada de eso "se consulta".

¿Cómo participar en una consulta dónde no se consulta lo que uno desea? Loa siete temas que proponen los foros, a pesar de ser abarcativos, parecen reducirse en su planteamiento de análisis, lo que no permite incorporar lo que muchos maestros deseamos: el argumento. Y si, porque detrás de la demanda y propuesta, está el argumento, el cual desaparece de las relatorías, de los "concentrados" y muy probablemente de "la consulta". Se ha anunciado que el CIDE (con vínculos con la OCDE) "recabará las propuestas" para "procesarlas". ¿Y los argumentos? ¿Qué lugar les dará el CIDE? ¿Bajo qué criterios epistemológicos, teóricos, sociológicos, culturales, educativos, etc. hará el "procesamiento"? ¿Y después que el CIDE haga el trabajo encomendado qué? ¿Ya tendremos nuevo modelo educativo? ¿Habrá una devolución a todos los participantes en la consulta, no sobre lo que finalmente el CIDE decidirá que se quede, sino sobre lo que no fue considerado y porqué? Es pertinente, y a tiempo estamos, para que la SEP reconsidere la estrategia de destinar a una sola organización el destino de las miles de propuestas sobre el modelo educativo. Hay en México, organizaciones e instituciones, que por años han tenido como materia de trabajo la educación y convendría una participación plural y multidisciplinaria para esa encomienda dada al CIDE. Las Escuelas Normales, la Universidad Pedagógica Nacional (UPN), el Consejo Mexicano de Investigación Educativa (COMIE), el Departamento de Investigaciones Educativas (DIE) del CINVESTAV-IPN, el Instituto de Investigaciones sobre la Universidad y la Educación (ISSUE-UNAM, entre otras, son instituciones que harían un igual o mejor papel que el CIDE, todas ellas contando con la participación de los maestros.

La educación en México merece una atención prioritaria. No es posible seguir emprendiendo reformas educativas sin haber sometido a evaluación las políticas y estrategias anteriores. ¿Por qué la SEP no ha evaluado los alcances de la articulación en la educación básica planteada a través del plan y programas de estudio 2011? Ya hubo una generación de preescolar y una de secundaria y en 2017 egresa la educación primaria. Ninguna de ellas ha asido sometida a evaluación. Al igual que ello, programas van y vienen sin ninguna evaluación de sus resultados, alcances, procesos, pertinencia, etc. Y sin embargo, se ha propuesto someter a consulta un modelo educativo, cuyo diagnóstico implícito en cada uno de los temas, permite advertir que la percepción que se tiene es que ninguna política anterior ha servido para atender y resolver las problemáticas educativas.

Este es el contexto de "la consulta", la cual debe ser repensada, particularmente pensar en un nuevo modelo educativo no puede ir de la mano de recortes presupuestales a la educación, es incongruente e inhumano. Y es necesario pensar en políticas integrales que resuelvan los problemas educativos y no sólo que los administren mientras dura el encargo de los funcionarios.

torresama@yahoo.com.mx