Apuntes pedagógicos

Organización y Planificación Escolar

El estudio del ámbito administrativo en el campo de la educación tiende necesariamente a establecer puntos de referencia como punto de partida para su análisis teórico y empírico. En este vasto campo perteneciente a la teoría de las organizaciones es posible reconocer una cantidad enorme de concepciones y enfoques que van aparejados con el momento histórico-social que se vive.

En este sentido, la organización escolar no es una expresión de una generación espontánea no es obra pura de la imaginación y voluntad de los sujetos sociales. La organización es, antes que otra cosa, producto de un proceso complejo de interacción social en el que la acción humana se enfrenta permanentemente a diversas situaciones donde entran en juego las necesidades, oportunidades, capacidades y realizaciones de los sujetos. Permite a los sujetos formarse una visión clara y amplia de los orígenes de la administración, el desarrollo organizacional de las escuelas y las posibilidades de innovación y autonomía que poseen.

La necesidad de sistematizar los referentes de la organización surgen en el ámbito empresarial donde se desarrollan teorías administrativas que van desde las clásicas pasando por la humanística hasta la teoría moderna de sistemas, por mencionar algunas; éstos conocimientos, posteriormente, han sido trasladados a la educación por lo que la escuela es vista como otra empresa más sin tomar en cuenta que tiene una función más importante que obtener la mayor productividad como lo busca cualquier compañía.

La noción de organización “…surge como exigencia explícita a una acción, constituye una evaluación anticipada y conjunta de aportaciones que precisan de una disposición para ser más útiles, y verificadas en un tiempo determinado. Equivale a una selección de itinerarios, una forma de trabajar individual y colectivamente, donde todos pueden realizar su aportación. Significa también una ayuda llena de intencionalidad donde se encuentran diversos enfoques, con una variedad de tipos que subyacen. Es una oferta hacia el desarrollo del pensamiento que permite una mayor especificidad y un orden riguroso a nuestras ideas y acciones...” MARTÍN Bris, Mario (1996).

Organizar también presupone el hecho de planificar, como una acción consistente en utilizar un conjunto de procedimientos mediante los cuales se introduce una mayor racionalidad y organización en un conjunto de actividades y acciones articuladas entre sí que, previstas anticipadamente, tienen el propósito de influir en el curso de determinados acontecimientos, con el fin de alcanzar una situación elegida como deseable, mediante el uso eficiente de medios y recursos escasos o limitados…” ANDER-EGG, Ezequiel (1993)

Hoy en día, la actividad educativa requiere de una organización escolar entendida como comunidad académica, como organización que aprende o como comunidad de aprendizaje, dirían los expertos.  

Es imprescindible pensar entonces, que las nuevas expectativas sociales en educación, reclaman modificaciones en la organización y planificación de las escuelas; se percibe un incremento en la demanda de mejoras a los centros educativos que requiere una visión distinta de las formas, sentidos y prácticas que se dan al interior de ellos; las reformas implementadas en los últimos años no han dado del todo un buen resultado; en parte, porque las estructuras de organización de las escuelas no han sido las propicias para el desarrollo de los nuevos  enfoques pedagógicos y de política educativa requeridos para lograr una educación significativa.

Finalmente, apuntar que tres elementos indispensables y fuertemente interrelacionados en la acción educativa son las personas involucradas, los procesos y la organización de las escuelas. Estos tres elementos, requieren cambios de manera relevante en las políticas educativas que se decidan, de manera tal, que permita el acceso a una gestión distinta, donde se espera que los procesos de participación y comunicación involucren a todos los miembros de la comunidad escolar bajo un estilo de liderazgo que propicie un clima institucional positivo plural, democrático y participativo; de igual forma, es urgente revalorar la función social de la escuela, además de las actividades curriculares, que propicien la formación requerida para el nuevo ciudadano más tolerante, reflexivo y respetuoso de su entorno. 

torresama@yahoo.com.mx