Apuntes pedagógicos

Matemática en lengua de señas mexicana

El pasado 3 de julio del presente año, se presentó por parte de la Universidad Pedagógica Nacional-Hidalgo el libro “Cuento con mis manos. Matemática en Lengua de Señas Mexicana”, de Minerva Nava Escamilla y José Luis Flores Flores, docentes-investigadores de esta Universidad.

Como lo enuncian los autores en la Presentación, el libro es resultado del proyecto de investigación “La matemática en la educación de alumnos Sordos en la escuela primaria a través de la Lengua de Señas Mexicana”, un proyecto que nace de un supuesto planteado por los autores: que el uso de la lengua de señas en la interacción con la matemática tenía sentido y significado, que el uso de las manos tenía una razón, una lógica.

Para la lectura de este libro, es importante tener presente que la lengua de señas, la lengua natural de los sordos, es, como toda lengua, uno de los principales elementos en el desarrollo de la persona como ser social, ya que a través de ella se transmiten los modelos de vida de una sociedad y una cultura y los parámetros étnicos, de pensamiento y de comportamiento.

El proyecto desarrollado por Minerva y José Luis, así como por sus colaboradores: Miguel Mario, Blanca Azucena, Fabiola y Mariana, considera la diversidad y particularidad de 7 alumnos sordos, reconociendo en ellos la competencia lingüística y la eficiencia en su comunicación, que sin embargo, se encuentran en un contexto escolar no favorable: con maestros que no saben la lengua de señas, con las repercusiones esperadas en la generación de problemas en sus aprendizajes.

Para comprender la riqueza de este libro, sus autores nos dan una referencia puntual del proyecto, su metodología, sus objetivos, sus preocupaciones y un referente teórico e histórico sobre la educación de las personas sordas. En todas estas ideas, es reiterativo el sentido social que le impregnan.

Desde mi punto de vista, una de las grandes aportaciones de libro, no radica en el asunto de la matemática, sino que abre caminos y posibilidad para erradicar concepciones equivocadas en nuestra sociedad que han dado como resultado graves daños en el bienestar personal de los niños sordos, la discriminación en sus diferentes modalidades, exclusión educativa y la violación de sus derechos humanos.

La forma en que llevan a la aplicación la teoría de los campos conceptuales de Vergnaud cobra relevancia en el sentido de que permite recuperar de manera sistemática y documentada los procedimientos empleados por los alumnos sordos hacia el conocimiento matemático.

Imaginemos por un momento la complejidad que representa la construcción de un pensamiento lógico matemático. Imaginémoslo ahora en personas sordas, aún más, imaginémoslos en contextos escolares desfavorables. La importancia del espacio señante, las relaciones topológicas y la visualización, como representación de lo visual, como un “acto de mirar pero también de producir imágenes”, constituyen un marco básico conceptual-referencial para comprender las situaciones de aprendizaje que componen la parte sustantiva del libro.

En el apartado del libro “La experiencia con los problemas matemáticos”, los autores presentan una selección de problemas trabajados durante el proyecto. En el último apartado de contenido, “El sistema de numeración de la LSM como sistema semiótico” se resalta la importancia de que el sistema de numeración de la LSM es un sistema semiótico que comparte características con otros sistemas de numeración, pero que particularmente ayuda a comprender los procesos cognitivos de los niños sordos.

En la segunda parte, donde se recupera la voz y mirada de quienes colaboraron en este Proyecto: Miguel Mario, Blanca Azucena, Fabiola y Mariana. La narrativa que nos presentan, cada uno por separado, va de lo cotidiano a la reflexión analítica de su experiencia y participación. Finalmente, apuntaría algunas cuestiones que me deja la lectura de este libro:

• La necesidad de transitar en nuestras concepciones acerca de las personas sordas, reconociendo su lengua y su cultura.

• Reconocer que las personas sordas no son personas con discapacidad mental.

• Reconocer, hacer valer y respetar sus derechos de inclusión a la educación.

• La importancia de generar investigación educativa en este ámbito como una vía de alimentación a la construcción de políticas que favorezcan el desarrollo de las personas sordas en todos sus aspectos.

torresama@yahoo.com.mx