Apuntes pedagógicos

Informe México en Pisa 2012

Los resultados presentados en el Informe México en PISA 2012 tienen la intención de dar a conocer los resultados de los estudiantes mexicanos comparados con algunos países seleccionados para este propósito. Del mismo modo, centra también su atención en el interior del país, a fin de indagar en los desempeños mostrados por los estudiantes de las distintas entidades federativas. Aún cuando se advierte que “el análisis de resultados, más allá de la lectura inmediata sobre el lugar en que nos ubicamos, debería traducirse en programas y acciones que contribuyan a mejorar de manera significativa la calidad y equidad de la educación, especialmente la de aquellos sectores de la población que históricamente han sido los más desfavorecidos” (PISA, 2013), lo cierto es que se devela una vez más que la educación en México se encuentra en una crisis que necesita atención inmediata.

Como es de nuestro conocimiento, el Programa Internacional de Evaluación de Estudiantes (PISA, por sus siglas en inglés) es una prueba elaborada por la OCDE, con aplicación cada tres años desde 1997. México se incorporó al programa en el año 2000. Esta evaluación la resuelven estudiantes de 15 años en más de 60 países en el mundo; en 2012 se aplicó nuevamente en nuestro país. PISA evalúa competencias en tres áreas: matemáticas, ciencias y lectura. Esta prueba busca conocer en qué medida los estudiantes de 15 años han adquirido los conocimientos y habilidades relevantes para participar activa y plenamente en la sociedad moderna. Cada año de aplicación, la prueba se enfatiza en alguna de las tres áreas a evaluar, en el 2000 el énfasis fue en lectura; en 2003 en matemáticas; en 2006 en ciencias y en 2009 en lectura. El ciclo se repite, por lo tanto en PISA 2012 el énfasis estará en matemáticas.

Recientemente la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), dio a conocer los resultados del Programa para la Evaluación Internacional de los Estudiantes (PISA, por sus singlas en inglés) 2012. PISA es una evaluación que destaca los logros de los países en su rendimiento académico y hace un equitativo en oportunidades de aprendizaje para incitar a otros países a buscar la meta de mejora educativa. El informe PISA se realiza cada tres años. En el estudio participan los 33 países miembros de la OCDE y demás países asociados.

La meta establecida por México para 2012 era alcanzar en Matemáticas un puntaje de 435, los resultados dicen que obtuvo 413, muy lejos del primer lugar (Shangai China con 613) y más cerca del último (Perú con 368), lo que lo ubica en el bloque de países con “media estadísticamente significativa inferior a la media de la OCDE”. Si bien ha tenido un incremento en relación al Informe PISA 2000 donde obtuvo en Matemáticas 387, su avance ha sido lento poco significativo.

En la página Web de PISA en la Secretaría de Educación Pública se dice que “PISA busca que los resultados sean utilizados para facilitar la creación de políticas educativas que permitan a las y los estudiantes adquirir las habilidades y competencias que necesitan para enfrentar los retos de la vida real, en el contexto internacional.” (www.pisa.sep.gob.mx)

Los resultados de cualquier evaluación, deben permitirnos establecer juicios razonables y tomar las decisiones más pensadas y pertinentes para superar el deterioro en que se encuentra la educación en México. Y si, es necesario pensar en políticas educativas que atiendan de manera puntual el problema de manera integral.

Pensar integralmente la política educativa, nos lleva a plantear la necesidad de atender la formación inicial y permanente de los maestros y directivos, fortaleciendo las escuelas normales, las Unidades UPN y los Centros de maestros; de destinar un presupuesto significativo a mejorar las condiciones materiales, de equipamiento e infraestructura de las escuelas; de establecer mecanismos de evaluación contextualizados para todos los involucrados en el sistema educativo; de repensar el currículum oficial que se desarrolla, entre muchas otras necesidades. Para ello, se necesita que los responsables de la educación en nuestro país (ejecutivo y legislativo) posean una altura de miras acorde a su responsabilidad, cuestión de la que han estado muy distantes. O lo hacemos  ya, o dentro de tres años seguiremos lamentando la misma situación.