Conferencia Internacional del Trabajo: transitar a la economía formal

La informalidad engloba fenómenos como autoempleo, empleo asalariado no registrado, de tipo doméstico y ambulantaje, expresiones que comparten la ausencia de seguridad social, lo que conlleva vulnerabilidad por estar al margen de la protección de las normas en la materia.

Esta semana en Ginebra, Suiza, se celebra la 103 Conferencia Internacional del Trabajo, auspiciada por la Organización Internacional del Trabajo, cuyo propósito es que representantes de trabajadores, empleadores y gobiernos de todo el mundo discutamos temas de relevancia para el quehacer laboral y acordemos una agenda común para mejorar las condiciones laborales de millones de trabajadores alrededor del mundo.

Este año, la conferencia abordará el tema de “la transición de la economía informal a la formal”, cuestión de enorme importancia para todas las naciones y economías, desarrolladas y emergentes por igual.

La informalidad engloba fenómenos como el autoempleo, el trabajo asalariado no registrado, el ambulantaje y el trabajo doméstico; expresiones laborales que comparten la ausencia de seguridad social, situación que conlleva vulnerabilidad para los trabajadores por estar al margen de la protección de las normas del trabajo.

Para México este es un tema muy relevante pues, seis de cada diez trabajadores se encuentran en la informalidad. Los trabajadores informales rara vez son sujetos de crédito, mermando su capacidad de consumo; la mayoría de las actividades informales carecen de capacitación que les permita elevar su productividad y, con ésta, su salario; además, no cotizan a los sistemas de pensiones, en detrimento de su ahorro para el retiro.

No existen medidas únicas para solucionar la informalidad debido a su heterogeneidad. Se requiere un enfoque tanto integral como gradual que permita trasladar a la formalidad a diferentes sectores.

Por ello, esta administración ha realizado diversas acciones para promover el transito al empleo y la economía formales. El Programa para la Formalización del Empleo, puesto en marcha por el Presidente de la República en julio de 2013, con la participación de todos los gobernadores del país, incluyó metas de formalización de trabajadores en cada entidad federativa y una intensa campaña de sensibilización; gracias a esto la tasa de informalidad se redujo de 60% al iniciar la administración a 58.2% en el primer trimestre de 2014, la más baja desde 2009.

Para promover el tránsito a la formalidad de los negocios, la reforma hacendaria impulsada por el Ejecutivo federal contiene incentivos que hacen más atractiva la formalidad para trabajadores y empresas: un nuevo Régimen de Incorporación Fiscal y al Seguro Social, que ofrece a los pequeños negocios facilidades y descuentos en el pago del Impuesto sobre la Renta y en las contribuciones al Seguro Social e Infonavit, por un periodo de diez años.

Esas acciones ayudaran a promover la transición hacia la formalidad. No obstante, la economía informal no puede abatirse plenamente si no se emparejan las oportunidades de empleo para los más pobres y se mejoran sus ingresos a través de mejor educación, capacitación y mayor productividad.

Por ello se ha impulsado el paquete de reformas estructurales más ambicioso en décadas, para modernizar nuestra economía y elevar la productividad de todos los sectores. Solo creciendo en forma sostenida será posible crear empleo y sacar de la informalidad a miles de trabajadores cada año. Las reformas estructurales tienen ese objetivo.

La delegación mexicana que acude a la Conferencia Internacional del Trabajo está formada por representantes de trabajadores, empleadores y del gobierno. Sabemos que el compromiso de sindicatos y de empresas es clave para abatir la informalidad. Se requieren sindicatos fuertes que vigilen y exijan el cumplimiento de las normas de trabajo y empresas competitivas que impulsen la productividad, compartiendo sus beneficios con los trabajadores.

Aún tenemos importantes retos, pero estamos moviendo a México hacia la economía y el empleo formales. México aportara experiencias positivas en esta conferencia, haciendo patente el compromiso del gobierno y de los sectores productivos con la mejora de las condiciones laborales de los mexicanos.