El otro enfoque

¿Dónde está la verdadera Alondra?

1.- Dos mamás y una adolescente

A la menor, Alondra Luna Núñez, la subieron a una patrulla policiaca a la fuerza, en medio de gritos de auxilio y desesperada porque la Interpol, la alejó de sus padres: Gustavo Luna y Susana Núñez.

La pareja guanajuatense, ofreció todas las pruebas a su alcance para convencer a la juez de Michoacán, Cinthia Elodia Mercado García, sobre una posible confusión, pero no los escucharon.

Se la llevaron.

Los padres guanajuatenses de Alondra tienen testigos, evidencias y documentos que comprueban que su hija nació en el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) de Guanajuato, un jueves 10 de agosto de 2000 a la siete de la noche.

Sólo que una michoacana radicada en Texas, Dorotea García Macedo, convenció a la juez que la ahora adolescente, se trata de la su hija “robada” por su padre, Reynaldo Díaz, hace aproximadamente nueve años.

Es decir, se trata pues de dos Alondras: Una sustraída por la Interpol y otra todavía desaparecida.

La primera menor, Alondra Díaz García, supuestamente nació en el 2002 y cinco años después, fue “raptada” de un restaurante de Texas por su propio padre, Reynaldo Díaz Barragán, del que todavía no se sabe nada.

La segunda menor, Alondra Luna Núñez, es originaria de Guanajuato y nació en una clínica del IMSS, cuyos padres se dedican a trabajar en la General Motors y en la empresa transportista Ávalos S.A. de C.V.

2.- Dorotea la reconoce por Facebook

Al parecer, la sospecha de Dorotea surge cuando “reconoce” a Alondra en Facebook, y cree que se trata de su hija, pues el hermano de Raymundo Díaz, de nombre Javier Díaz, se casó con Guadalupe Luna Romero, hermana de Gustavo Luna Romero, padre de Alondra Lunas Núñez.

Es decir, Dorotea tendría en realidad a su sobrina política y la otra Alondra, estaría en calidad de desaparecida.

Para Susana Núñez, madre de Alondra Luna, la guanajuatense, la “extradición” de su hija es un error terrible y lamentable por parte de todas las autoridades, sobre todo porque ella tiene la certeza de que la parió, la bautizó, la llevó al kínder y a la primaria.

Para Gustavo Luna, padre de Alondra Luna, el dictamen de la juez de Michoacán, es posiblemente un acto de corrupción, sobre todo porque nunca agotaron los procesos legales ni le permitieron defender la patria potestad de la menor.

Sólo en México podría suceder algo así, donde una juez de Tingüindín, aprueba la repatriación de una menor mexicana, sin conocer que, efectivamente, quien reclama la custodia, es efectivamente la madre biológica.

Los resultados de ADN que solicitaron los padres guanajuatenses, podrían conocerse este miércoles por la tarde, mientras la juez quizás sea cesada, la Interpol y PGR se disculpen y la Comisión de Derechos Humanos, exhiba la desafortunada justicia y constantes violaciones a los derechos humanos que enfrentamos los mexicanos.

3.- ¿Y la alerta que activaron?

Por cierto, algo que los padres de Alondra Luna Núñez no quieren profundizar mucho, es la activación de la Alerta Amber que hicieron el pasado 4 de marzo, cuando reportaron la desaparición de su hija, Alondra Luna.

Al parecer, la adolescente tuvo un altercado con su mamá, por lo que decidió abandonar su hogar por una semana y presentarse después, sin consecuencia aparente en la disciplina familiar.

De comprobarse el error con Alondra Luna, significaría una vergüenza internacional, pero sobre todo, una torpeza de las autoridades, quienes aún no encuentran a la verdadera Alondra Díaz ni a su papá que la robó.

http://twitter.com/AlfonsoMachuca 

alfonsomachuca@yahoo.com.mx