El otro enfoque

Una veda electoral que vale para dos cosas

1. Para nada y para lo mismo

El Gobernador del Estado, Miguel Márquez Márquez, empezó su disciplina electoral con ejemplo envidiable. Como buen líder, contribuyó a la veda electoral con total obediencia y respeto.

Era un modelo para muchos mandatarios. Su extraordinario acatamiento a la Ley, era  único en todo el país, como nunca antes se había notado en Guanajuato. En realidad nos sorprendimos por su total sometimiento a las disposiciones electorales.

Márquez predicaba con el ejemplo.

Sólo que hace unos días, la política de comunicación del Gobierno del Estado, se alteró radicalmente. El silencio se convirtió en ruido y los anuncios empezaron a surgir de la noche a la mañana.

Todo cambió.

Todavía no sabemos los verdaderos motivos que afrentaron a la veda electoral, esa que atemorizó a todo funcionario desde un principio y la misma que sólo logra “someter” a  unos cuantos burócratas municipales.

La desobediencia electoral, es una práctica impune.

Antes, el Gobernador no daba entrevistas, tampoco soltaba cifras de sus éxitos gubernamentales y ni siquiera hablaba de temas coyunturales que pasaban en Guanajuato, por muy exitosas que fueran.

Pero en los últimos diez días, algo pasó.

 Las fotografías del Gobernador del Estado empezaron a circular en las redes sociales y los comunicados oficiales se incrementaron en los portales que, dicho sea de paso, mantienen el cuidado de los colores y los eslogan oficiales. Es lo mismo pues, pero sin colores.

Y mientras todo esto pasa, el Instituto Electoral del Estado de Guanajuato, presidido por el abogado, Mauricio Enrique Guzmán Yáñez, se mantiene “ausente” a todo lo que se promueve en los diarios. Su silencio lo exhibe sin fuerza ni autoridad.

Quizás pueda justificar que no tiene la obligación legal para hacerlo, salvo por alguna denuncia de por medio, pero lo cierto es que el Presidente muestra una falta de liderazgo y ausencia de carácter como para presidir un órgano electoral de gozaba hace unos meses, de gran prestigio en el país.

Tenemos ahora un IEEG, desgastado y sin crédito.

2. El Tribunal corrige los errores del IEEG

Para el colmo, el Tribunal Electoral del Estado de Guanajuato, ha corregido todos y cada uno de los errores que cometieron las autoridades del IEEG, sobre todo en registros de dos partidos políticos: Morena y Encuentro Social.

Tras las impugnaciones que interpusieron ambos partidos, los magistrados tuvieron que ordenar se registren planillas que desde un principio, se debieron autorizar para la competencia de este 7 de junio de 2015.

En algunos casos, no sólo les ha señalado que debieron hacer un trámite sencillo para corregir omisiones, sino que en otros casos, parecen evidenciar “artimañas” que buscaron “frenar” algunos partidos políticos.

El IEEG poco a poco pierde credibilidad.

Su forma de armar debates, su forma de negociar con los moderadores y hasta la manera de favorecer a una sola televisora para gravar y transmitir los 68 “ejercicios democráticos”, es un perfecto ejemplo de antidemocracia.

Es cierto, la Reforma Electoral expuso a muchos funcionarios en su novatez y en su improvisación, pero en el caso del Instituto Electoral, ese tipo de omisiones, representan una lamentable impunidad.

La decadencia del IEEG, empieza a estamparse.

http://twitter.com/AlfonsoMachuca 

alfonsomachuca@yahoo.com.mx