El otro enfoque

Una transparencia eclipsada y teatrera

1. El Estado de Shock

¿Por qué miente el Gobierno del Estado?

Se preguntó ayer el diputado verde, Sergio Contreras, tras la denuncia que le hizo al Secretario de Administración y Finanzas del Gobierno de Guanajuato, Juan Ignacio Martín Solís, por mentir en el asunto de la licitación de las tabletas electoreras, perdón, electrónicas.

A decir de los enterados, el funcionario estatal ya aceptó su culpa y reconoció que hubo malos entendidos en eso de las licitaciones, donde debieron participar los mexicanos transparentes A.C.

Mintió, pero no quiere penitencia.

También los diputados azules en el Congreso, aceptaron que, efectivamente, el Secretario equivocó el sí por el no, por lo que intentaron, fallidamente, minimizar el asunto, al punto de llamar “teatreros” a quienes con sus “dramas” se escandalizan con mentiritas piadosas.

¡Hágame usted el favor!

Si en verdad buscaban la conciliación, se toparon con la confrontación.

Y es que el diputado panista, Óscar Arroyo, quizás dramaturgo de pasión o representante de Dalay, pidió prudencia a los opositores y les exhortó a no hacer “panchos”, “actuaciones”, “berrinches”, “teatro”, “dramas” o “calamidades”, ante una licitación de unos cuantos millones de pesillos.

La respuesta verde fue todavía más agresiva.

Contreras tenía todo el respaldo del PRI, léase del presidente de la mesa directiva del Congreso, Luis Felipe Luna, para nunca declarar suficientemente discutido el tema y, ante los descoordinados diputados azules, los verdes se lucieron en tribuna.

Los “chamaquiaron”, pues.

Así que, con papel en mano de Transparencia Mexicana, el diputado verde y Contreras (ese su apellido), llamó mentiroso al Secretario Nacho y a su equipo pinochista, por el tema de las tabletas electrónicas en el análisis del Tercer Informe del Gobierno de Miguel Márquez.

Además, advirtió de acciones legales contra toda la tesorería estatal, tras esconder, mentir u omitir la verdad de las tabletas electrónicas.

“Nos queda claro que el Secretario ha mentido respecto del contrato con Transparencia Mexicana. Lo que  no sabemos, es si también va a mentir la Secretaria de Transparencia, en consecuencia”, arremetió el verde, luego de que los azules entendieron la ventaja del silencio.

2. Y el Gobierno, esconde el contrato

Y mientras tanto, en algún otro lugar del estado, el Gobierno de Guanajuato, anunciaba que durante los siguientes tres años, esconderá el contrato de las controvertidas tabletas electoreras-electrónicas.

La organización leonesa, Ciudadanos Hartos, pidió el contrato de la famosa licitación de las tablets y, una vez trascurrido el tiempo de espera, la respuesta que recibió de la Unidad de Acceso a la Información, fue negativa.

El argumento es que la afanada Secretaría de la Transparencia y Rendición de Cuentas, atareada por su exceso de trabajo, investiga el caso denunciado, con lujo de detalle, bajo un procedimiento administrativo que hará imposible conocer los contratos millonarios de las famosas tabletas.

Es decir, ni ellos, ni usted, ni yo, ni nadie vivo en esta isla azul, podrá acceder a los secretos donde se adjudicaron 300 millones de pesos para comprar 125 mil dispositivos electrónicos para alumnos y profesores.

La información se conocerá hasta dentro de tres años.

Si vivimos para entonces, ya le contaremos el desenlace. Por lo pronto, y sin el ánimo de fomentarla opacidad, habré de señalar que en Guanajuato, quizás, ya se desvanece la fama de un estado verdaderamente transparente.

Nos leemos el lunes.

http://twitter.com/AlfonsoMachuca 

alfonsomachuca@yahoo.com.mx