El otro enfoque

La renuncia del Presidente

La mayoría de los mexicanos creemos que solicitar la renuncia de los gobernantes es la solución a los problemas que enfrentamos.

Equivocadamente pensamos que cortar cabezas de burócratas, es la conclusión a temas o circunstancias; cuando en realidad se trata de reflexiones mucho más profundas y de mucha más conciencia social y participación ciudadana.

México no está para revoluciones violentas ni para continuar con la misma esperanza de creer en caudillos.

Si consideramos ese pensamiento, como cuando miles se manifestaron a favor del ex gobernador, Vicente Fox o Andrés Manuel López Obrador, se corre el mismo riesgo de salir decepcionados.

La muerte de los normalistas y la impotencia de sus familias, nos duelen a muchos mexicanos y aún nos ha desilusionado el desgastado sistema de gobierno. La corrupción y el crimen organizado, es el mismo cáncer que carcome poco a poco el territorio.

Pero la solución no es precisamente la renuncia de las autoridades. No es el despido ni del presidente, ni de los secretarios, ni de los diputados. Es nuestra misma ignorancia  la que ha llevado a todos ellos a pensar los destinos del país.

Los millones de mexicanos somos corresponsables.

Pero esos problemas, esas circunstancias, esa violencia que atenta contra la paz, más que arruinarnos, debe motivar a crear conciencia ciudadana, a participar en las decisiones de gobierno, de manera organizada, de manera democrática y pacífica.

No somos un país de guerra.

Somos un pueblo de paz.

Acaso nos falta organización, participación, conciencia. Necesitamos verdaderos líderes, amantes de su nación y de su pueblo. Líderes con carácter, de ejemplo, de testimonio visible.

No quiera encontrarlo en los diarios del país, ni en Facebook, ni en las próximas campañas electorales.

Todos ellos están en casa.

Por favor, despiértelos.

http://twitter.com/AlfonsoMachuca 

alfonsomachuca@yahoo.com.mx