El otro enfoque

Al pueblo PAN y feria

1. Más cara que Six Flags

Hace unos días, circuló en las redes sociales, una fotografía que anunciaba la prohibición del acceso a personas vestidas de "cholos" a la Feria de León. Pedí una explicación por Facebook sobre el asunto y negaron el hecho.

Me informaron que se trató de una publicación de hace algunos años en uno de los periódicos locales y que, tras saber el hecho, desmintieron de inmediato la información, pues reconocieron que se trata de un acto discriminatorio evidentemente reprobable.

La realidad es que los organizadores de la Feria de León se han encargado de discriminar bajo otras estrategias.

La feria ya no es para todos.

Muchos se quedarán fuera, no precisamente por su indumentaria, sino por los altos costos que promueven los organizadores tanto en eventos, como en exposiciones y espectáculos. Existe un excesivos y un descontrol en las tarifas de la feria de León.

Los comerciantes señalan a los organizadores, pues las cuotas de recuperación por la renta de locales o espacio, resultan sumamente costosos. La Feria se vende al mejor postor, pero, sobre todo, a quienes tienen dinero.

2. Al pueblo pan y circo

Con los precios que promueve la Feria de León, resulta más barato subirse a los juegos mecánicos de Six Flags o los que tiene la Feria de Chapultepec que todos los días ofrecen servicio a los ciudadanos.

Por supuesto, la Feria de los leoneses, no tiene el mismo concepto, pero resulta un abuso disfrazado para todos sus ciudadanos.

¿Cuántos se han quedado fuera por las ideas supuestamente protectoras?

Los organizadores le apuestan más al control de los ciudadanos, que a la inversión en seguridad. Nos venden la idea de diversión en un lugar seguro, cuando la ciudad y las inmediaciones de la Feria, son igual o más inseguras.

Ayer me sorprendió aún más lo que publicó el periodista, Pablo César Carrillo, pues con medidas retrógradas, las autoridades de la Feria de León, decidieron prohibir la entrada a todos aquellos que pretenden divertirse después de la una de la mañana.

Quizás la Feria tiene miedo y no lo dice.

La corrupción en el Palenque, los negocios de turismo que se ofrecen en sus plataformas digitales y el cúmulo de negocios que se concretan en torno a la Feria, resulta muy "rentable" la Feria, quien decide emprender estrategias en contra de "cholos", "pobres", "trasnochados" o "antreros".

Disfraz barato, si sabemos que todo se puede conseguir con 100 pesos, hasta un espacio preferencial en una noche de Palenque.