El otro enfoque

Los nuevos Contralores

Las siguientes administraciones municipales tendrán contralores surgidos desde las asociaciones civiles o bien, propuestos fuera de partidos políticos. La idea es no politizar la fiscalización.

Los diputados cambiaron las reglas en la designación de aquellos que tienen la encomienda de revisar las cuentas públicas, por lo que a partir de octubre, no será la primera minoría quien proponga la terna. Ahora serán los propios alcaldes.

Una prueba en busca de la participación ciudadana y un reto de quienes puedan asumir esa importante responsabilidad.

El fin de semana, el Ayuntamiento de Guanajuato, aprobó el reglamento para elegir al nuevo Contralor Municipal que vigilará la gestión del edil electo, Édgar Castro Cerrillo y el de su equipo de trabajo.

La idea es que un grupo de regidores integre una Comisión de la Contraloría y sea ésta quien lance la convocatoria para consultar a los ciudadanos y aquellas asociaciones civiles que deseen realizar propuestas.

Tras la segunda o tercera sesión de Ayuntamiento, serán ocho días los que se dediquen para buscar a los nuevos Contralores, que más que perseguir responsabilidades, deberán de prevenir delitos o fraudes.

Tampoco queremos perseguidores o revanchistas.

En el caso de la capital, el Secretario del Ayuntamiento será quien reciba las propuestas de los ciudadanos que deseen participar, revise el cumplimiento de los requisitos y traslade todas y cada una de las propuestas a la oficina de la Presidencia Municipal.

De acuerdo a la Ley, el Edil será quien proponga la terna y el Ayuntamiento quien determine el fiscalizador de los recursos municipales.

El teoría, el proceso parece libre de conflictos e intereses políticos o cuando menos, no lo deja en manos de las primeras minorías, quienes usaron a las contralorías, como la única agencia de colocaciones y consolaciones tras una derrota lamentable.

El avance ahora es significativo.

En otros años, los perdedores de las elecciones eran quienes decidían la terna de los contralores propuestos y eso representaba una lucha de intereses, de acuerdos oscuros y de síntomas de corrupción.

El ahora diputado electo, el panista Alejandro Navarro, acusó de eso a quién él mismo propuso hace casi tres años, durante la administración del actual edil, Luis Fernando Gutiérrez Márquez.

Ya no será así.

Los ciudadanos debemos cuidar el proceso de elección de los contralores, debemos revisar los perfiles, pero será responsabilidad del Ayuntamiento, quien convoque abiertamente y sin mañas, a fin de garantizar que el espíritu de la ley, se cumpla a cabalidad.

Todos buscamos mejores resultados y cero corrupción.

¿Lo lograremos?

http://twitter.com/AlfonsoMachuca 

alfonsomachuca@yahoo.com.mx