El otro enfoque

La máscara del nuevo PRI

1.- Los escurridizos dirigentes

Las renuncias en el PRI -oficiales, extraoficiales, públicas y privadas-, han desmoronado al partidazo en plenas campañas electorales. Se desintegra poco a poco, con los movimientos revelados de último minuto en las planillas.

El joven Efraín Dávalos en San Francisco del Rincón, resumió muy atinadamente lo que pasa en el nuevo PRI: “Imposición, soberbia, derrota y repartición como botín”. Muy concreto el joven empresario.

Dávalos encabezaba la preferencia electoral en San Pacho y mantenía preocupado al PAN debido a su excelente aceptación entre la población. Aunque su ventaja de ocho puntos podría considerarse un empate técnico para muchos, la realidad es que era un candidato ganador en su municipio.

La victoria se la cambiaron a escondidas.

Sus dirigentes estatales, los mismos que han decidido enlistarse en las plurinominales (Santiago García, José Huerta y demás agregados culturales), evidencian un partido que huele a entreguismo, desinterés, mediocridad y retroceso.

Sorprender  a sus competidores internos con la arbitrariedad de sus posiciones plurinominales, representa un mensaje de derrota anticipada. Santiago y sus delegados, jugaron a perder en medio de una buena oportunidad.

¿A cambio de qué?

En Guanajuato, por ejemplo, el aspirante del PRI, Edgar Castro Cerrillo, salió con el suficiente ánimo en medio del sabor amargo que le provocaron sus dirigentes en el límite de los escenarios.

En Silao, Leonel Mata Zamora, esperó hasta el último minuto para conocer la verdad de su planilla y hasta entonces mandar hacer toda la imagen y promoción que aguardó con prudencia.

En León, el doctor José Ángel Córdova, también mantuvo una alta expectativa en su arranque, a pesar de los desajustes que le hicieron en la dirigencia local, en la planilla, en su estrategia y con sus colaboradores.

Es cierto, en el partidazo, las reglas y la disciplina, son una forma de lealtad, pero no necesariamente con líderes que sólo buscan derrotas anticipadas. En estos casos, la renuncia es lo más factible. Eso fue lo que hizo Dávalos. Y lo hizo a tiempo. Hacerlo en medio de la campaña, le resultaba un daño no sólo al PRI sino a su propia imagen de líder próspero y ganador. Lo hizo público para deslindarse de una derrota y lo hizo con los calificativos correctos, porque no hay otra manera de describir el mal olor que desprende los protagonistas del discurso del nuevo PRI.

2.- Debates entre candidatos

El IEEG decidió programar varios debates públicos en los 46 municipios y en los 22 distritos locales. Contrató los servicios de la televisora estatal para que, mediante su señal y su tecnología, pudiera transmitir este ejercicio democrático.

Hay fechas para Guanajuato, Irapuato, Silao y León. En éste último municipio, resultará de gran interés por la fecha: 29 de mayo de 2015. A sólo unos días del cierre de las campañas electorales.

En Guanajuato, los contendientes; Ruth Lugo, Edgar Castro y Beto Loya, prácticamente han decidido participar en el debate que programó el IEEG el primero de mayo de 2015, en vivo y por el canal oficial del Gobierno del Estado.

En Silao, el debate entre los contendientes será el más esperado. En otras ocasiones se habían realizado en algunas universidades o preparatorias, pero sin televisora y sin medios de comunicación.

3.- “Queman” a “Bárbara Botello”

Sólo para la anécdota.

Se enteraron de que en la tradicional quema de judas, la figura más cotizada fue para la alcaldesa con licencia, Bárbara Botello Santibáñez. A la “muñeca-judas” le pusieron una máscara, un sombrero y una escoba de bruja.

Además, los creadores de la figura, le agregaron una leyenda muy pero muy interesante por el que se motivo su quema inapelable e indiscutible: “Por llenarse las bolsas de dinero y correr antes de tiempo”.

¡Qué barbaridad!