El otro enfoque

La impunidad de la UCOPI

1.- Cerrar las vialidades no trae consecuencias.

El líder popular, Martín Negrete, de la Unión Campesina Obrera Popular Independiente (UCOPI), desquició Guanajuato con su actitud arbitraria de bloquear una de las pocas salidas que tiene la capital, al grado de que muchos, pero muchos conductores, quedaron atrapados en el túnel La Galereña.

Durante más de 40 minutos, los manifestantes prohibieron que los capitalinos regresaran a tiempo por sus hijos que aguardaban en escuelas o guarderías, limitaron el trabajo de muchos taxistas y, por sus reclamos, nos atraparon en la oscuridad de los túneles.

El pésimo argumento de cerrar las calles por la inseguridad, la injusticia y la pobreza, que ciertamente muchos padecemos, no da derecho a nadie a que limite el libre tránsito y la cordialidad de muchos ciudadanos.

Todo, bajo la impunidad de las autoridades.

Una mujer llamaba por teléfono desesperadamente porque su hijo salía de la escuela y por el egoísmo e indolencia de los señores de la UCOPI, decidieron exponer al niño sin la presencia de sus padres ante la inseguridad que dicen combatir con el cierre de vialidades.

Un taxista les pidió que se apartaran de la calle porque llevaba a una persona que necesitaba llegar a tiempo al tribunal administrativo, pero por más que el chofer explicó amablemente su petición, los manifestantes le mentaron la madre.

2.- Ponen en riesgo a cientos de ciudadanos

Otro hombre con que platiqué, en medio de la manifestación, me explicó su urgente necesidad de llegar a casa porque su glucosa bajó y necesitaba ingerir un alimento. Le regalé una manzana que por fortuna llevaba en mi coche antes de que convulsionara.

Una ambulancia también quedó atrapada en el túnel con las torretas y la sirena encendida.

Los manifestantes de la UCOPI, armados con pancartas, bocinas y panfletos, decidieron cerrar el bulevar Pozuelos, sin que las autoridades intervinieran. Ahí estaba un policía que trataba de explicaba su impotencia, así como un agente de tránsito que se avergonzaba por representar una autoridad rebasada.

¿Qué harán con la UCOPI?

El popular personaje, Martín Negrete, ya lanzó la amenaza de cerrar la carretera Irapuato-Guanajuato, porque sus peticiones aún no son atendidas. El hombre tiene razón en reclamar, por supuesto que tiene derecho, pero no como para exponer la vida de las personas ni limitar el libre tránsito de los ciudadanos.

Hace exactamente tres años, Martín Negrete se apersonó en el Congreso del Estado para reclamar e insultar al ex diputado priista, Felipe Orozco, sin que nadie le pudiera tocar ni con el pétalo de una denuncia.

Desde que recuerdo, el dirigente de la UCOPI se mueve de la misma manera, presiona a las autoridades, cierra vialidades y consigue atenciones que, según gritan, forman parte de una desesperación ciudadana.

Yo ya no lo creo.

3.- Llegan denuncias al Congreso

Mañana, en la sesión ordinaria del Congreso, los diputados darán cuenta de las denuncias administrativas que se levantarán contra funcionarios que incurrieron en alguna irregularidad o arbitrariedad.

El coordinador del PAN, Éctor Jaime Ramírez Barba, jura que se trata de una acción de autoridad que evitar críticas de impunidad, pero habrá de hacerse notar que, hace mucho tiempo, no sale un dictamen con responsabilidad penal.

Esos escándalos no suben al pleno ni por descuido.

Por cierto, en la reunión de la junta de Gobierno, todos los diputados que integran la comisión, recibieron un cd con la información que solicitó el verde, respecto a la compra de medicinas y sus licitaciones.

En medio de quince días, el Ejecutivo envió la información, misma que se repartió a los diputados de todas las fracciones, para que puedan analizar el asunto y exponer sus apreciaciones o acusaciones. El Partido Verde se tomará casi quince días para escudriñar las miles y miles de carpetas que contiene el cd.