El otro enfoque

Los 30 días del alcalde capitalino

1.- Orden de la ciudad.

El Presidente Municipal de Guanajuato, Edgar Castro Cerrillo, ha dado muestras de autoridad, al menos, en el tema de sillas y mesas en el Centro Histórico de la capital, de tal suerte que cumple sus primeros 30 días con puntos a su favor.

Los capitalinos avalan este tipo de acciones del Presidente, en un tema que otras administraciones no sólo esquivaban, sino que toleraban y favorecían, como en el último trienio, donde el regidor perredista, Fausto Montoya, logró el permiso de sus sillitas en la calle.

Un acierto que ha sumado también la administración de Castro Cerrillo en la Dirección de Turismo, es la incorporación de Salvador Alejandro Jaime Arroyo, ex gerente del restaurante, Tasca de la Paz, conocido por sus sillas y mesas en la Plaza de la Paz.

Su permanencia permitirá avanzar en la limpieza que harán los ediles del Ayuntamiento en un asunto que era intocable, sobre todo en el Jardín Unión y el Teatro Juárez, donde los intereses partidistas se notan tanto en el café Galería, como los Restaurantes Valadez, Bar Luna y Posada Santa Fe.

La primera acción de credibilidad y efectividad, será sin duda, el testimonio que pueda dar el propio funcionario municipal de turismo, al convencer de quitar las sillas y las mesas de una plaza tan hermosa que adorna la Basílica de la ciudad.

Se comenzó por los barandales, lo cual también es un acierto, pero no significa que termine la segunda prueba de fuego de la administración municipal.

La primera fue con los comerciantes del pasaje Manuel Leal, quienes habían permanecido en el lugar poco más de dos años, obstaculizando una vialidad por donde cada día, circulaban poco más de 8 mil vehículos y casi el triple de peatones.

Aquella ocasión, el Alcalde prometió orden y, en sus primeros días como gobernante municipal, sus puntuaciones le favorecen y por amplio porcentaje, situación que sólo había logrado el ex alcalde, Arnulfo Vázquez Nieto.

2.- El Contralor de Silao consigue la unanimidad

Fue una verdadera sorpresa ver que el panista, Carlos Chávez, consiguiera la unanimidad del Ayuntamiento de Silao, al nombrarlo Contralor Municipal.

Los priistas, ecologistas, perredistas y morenitos, dieron el voto de confianza a la propuesta del alcalde, Juan Antonio Morales Maciel, quien había presentado dos nombres más como requisito marcado por la Ley.

Por lo visto, las operaciones políticas comenzaron a surtir efecto al interior del Cabildo, pues hace exactamente un mes, entraron con las ganas de imponer funcionarios y echar pleito con la administración.

Ya no fue así.

Sin chistar un minuto, ni cuestionar dos, los regidores del PRI, PRD, PVEM y Morena, además del PAN, por supuesto, levantaron las manos para aprobar como primer punto de acuerdo, el nombramiento de Contralor.

Ni la aguerrida ecologista, Lupita Corral la hizo de emoción, pues contenta con sus 80 mil pesos de salario y sus doce mil pesos de gasolina, se decidió por el voto de confianza o por los acuerdos políticos de fraccionamientos.

Vaya usted a saber cuál sería la verdad.

3.- ¿Se encierra o se esconde en el IMSS?

Pues con la novedad de que el organizador del fallido festival del globo en Silao, Benjamín Flores, se internó en el Seguro Social, con el supuesto diagnóstico de coma diabético y crisis nerviosa aguda.

Quizás sea más por esta última, porque si debe causar nervios el hecho de usar logotipos del gobierno del estado y del municipio, sin permisos oficiales, y todo con el objetivo de conseguir patrocinios para un festival imposible.

En las redes sociales, el rumor de que se trataba de un fraude era más que conocido, pero se concretó a una plena verdad, cuando grupos y bandas musicales desmintieron sus presentaciones en Silao.

Vaya manera de perder credibilidad.