El otro enfoque

La deuda de Bárbara, de la incongruencia a las salidas fáciles

 

1.- Cabildeo de la alcaldesa

La alcaldesa de León, Bárbara Botello Santibáñez, urgida por consolidar su proyecto gobierno, acudió a los diputados del PRI y del PVEM, para buscar su aprobación en contratar una nueva deuda municipal por mil 277 millones de pesos.

En realidad, el empréstito tendrá que ser mucho mayor, a fin de reestructurar la deuda municipal que se arrastra desde hace años, lo que significa un movimiento financiero por arriba de los 2 mil millones de pesos, aproximadamente.

Ayer la Presidenta Municipal se sentó a comer con los diputados verdes, léase Sergio Contreras, Lupita Sánchez y Jorge Arena, para plantearles el asunto del préstamo y, por lo que se dice, hay serias sospechas de que Bárbara consiguió los primeros tres votos en el Congreso del Estado.

2.- El PRI cuestionó una deuda similar hace un año

Habrá que ver qué dicen los diputados tricolores, pues hace un año, cuando el gobernador del estado, pidió la aprobación para endeudar a Guanajuato por mil 500 millones, cuestionaron su intención.

Aquella ocasión, los priistas reclamaron el hecho de que los gobiernos azules, insistieran en endeudar a Guanajuato, tras el cúmulo de maldición que acarreó el ex mandatario, Juan Manuel Oliva con el mismo asunto.

Recordará que el diputado Javier Contreras, pedía detalles concretos sobre el empréstito y se conoció que sirvió para el famoso programa de seguridad Escudo, además de otros proyectos de obra pública que estaban comprometidos con las nuevas empresas automotrices como la Honda.

3.- El fin justifica la deuda

Ya por la tarde, los diputados de la fracción del PRI, Coordinados por Javier Contreras Ramírez, recibieron a la Alcaldesa Bárbara Botello, al Secretario de Ayuntamiento, Martín Ortiz, al tesorero municipal, Roberto Pesquera Vargas, así como al Director General de Impuestos Inmobiliarios Arturo Zapién Álvarez.

Uno de los diputados tricolores, Guillermo Romo, apenas si se sentó en la reunión, salió despavorido por supuestos asuntos que tenía programados en su agenda. Quien de plano ni se presentó a la cita fue el legislador irapuatense, Gerardo Zavala, pues tenía varios pendientes imposibles de cancelar.

A decir de los priistas, hay apoyo especial para la alcaldesa Bárbara Botello, sólo que tendrán que pasar por el tamiz azul, donde las exigencias son muy parecidas a cuando ellos lo hicieron con el Gobernador.

Así que no dude que pronto los panistas empiecen a cuestionar qué ha hecho Bárbara con los 200 millones de pesos que logró recaudar más en el predial, además de los miles de pesos que ha bajado de la federación.

Y si no hay malos augurios, en el PAN no hay mucha disposición como para dar el sí a la alcaldesa por León. Sólo una salida fácil, una negociación de fondo en los dineros municipales, puede salvar el proyecto barbarista.