El otro enfoque

“De coordinador pa’rriba”

1.- El encanto del sarcasmo legislativo

Resulta que el diputado priista, Roberto Vallejo Rábago, se ganó el desprecio de sus compañeros legisladores, luego de que en tribuna, éste advirtiera que sólo respondería preguntas “de coordinador pa’rriba”. Es decir, 30 diputados ya no son dignos de sus respuestas.

El también dirigente estatal del la CNOP, organismo de organizaciones populares del PRI, resultó ser un verdadero elitista, nada popular pues, al grado que la diputada perredista, Lupita Torres Rea, le exigió respeto y cordialidad en la asamblea legislativa, pues no hay diputados ni de segunda ni de primera.

Solo de coordinador pa’rriba, entiéndase.

El desprecio fue tal que el diputado panista por Irapuato, Sergio Carlo Bernal, de plano no se aguantó las ganas y le pidió a su ex compañero leonés, “dejara de ser el ridículo en tribuna” y apartarse del máximo foro que representa el Congreso del Estado.

El show no terminó ahí, pues para mostrar la élite a la que pertenece el diputado Vallejo, el legislador azul, Luis Manuel Mejía, le pidió permiso para hacerle una pregunta, con el sarcasmo de que se encontraba a dos curules del coordinador del PAN. No le valió al diputado. También fue bateado.

Total que hubo mociones al orden, llamadas de atención y exigencias a la cordialidad y el respeto. Bueno, ni el diputado Guillermo Romo, había dado semejante espectáculo como la que se armó ayer en Palacio Legislativo.

Ternuritas.

2.-  Las tepocatas y las víboras prietas están de regreso

Dicen que las broncas que armó el dirigente estatal del PRI, Santiago García López, con eso de meter mano en la elección de aspirantes a las Presidencias Municipales, le dará suficientes problemas para mantenerse ocupado en impugnaciones, marchas y plantones afuera de sus oficinas.

Por lo pronto, ya se programaron algunas, con el objetivo de exhibir la serie de atropellos, bravuconas, triquiñuelas, mañas y demás adjetivos, que exhiben el regreso de las mismas tepocatas y víboras prietas que habían huido del PRI y que, para desgracia de los tricolores, están de regreso.

El hartazgo, por no decir, decepción, fue el caso en Silao, donde se configuró todo para que el ex director de Seguridad Pública, Gerardo Vallejo, ni siquiera pudiera reaccionar ante la estrategia de su contendiente, Leonel Mata.

Dicen que entre empujones, mentadas y puñetazos, de plano Vallejo tomó a su gente y abandonó la asamblea, de tal suerte que el único camino a seguir es un litigio que, para ser sinceros, se antoja amañado.

Cuando las cosas se complican y la discordia aparece, ninguno de los dos merece estar en la posición. 

http://twitter.com/AlfonsoMachuca 

alfonsomachuca@yahoo.com.mx