El otro enfoque

¿Qué le conviene al PRI?

1.- Un candidato joven

Si los dirigentes nacionales y estatales del PRI se ponen de acuerdo y dejan de lado sus aferrados intereses, seguramente coincidirán que su partido necesita una nueva imagen, con un nuevo liderazgo y con nuevas caras.

Una de las opciones es, sin duda, el diputado Roberto Vallejo, un joven leonés que no sólo ganó el distrito del ex gobernador panista, Juan Manuel Oliva, sino que además, repuntó la votación del PRI en la elección pasada. Hecho que no sucedía hacía ya muchos años.

Si en algo deben poner atención los ungidos del nuevo PRI, es precisamente en líderes que no sólo busquen beneficios políticos al estilo chapulín, sino que ofrezcan visión con trabajo y de resultados importantes.

Otra opción es el diputado Adrián Camacho, conocido en la capital del estado por su inminente aspiración a la Presidencia Municipal para este 2015. Interés que lo descalifica, por default, como para dirigir los destinos de la segunda fuerza política más importante de Guanajuato.

Las otras dos opciones, representan la mayor de las posibilidades para la dirigencia estatal y recaen en las personas de Santiago García y Alejandro Lara, sólo que ellos representan aquellas viejas y conocidas prácticas tricolores, cuyas postulaciones no sólo representan la candidatura única, sino la imposición perfecta.

 

2.- ¿Habrá alguna sorpresa desde el CEN?

El PRI tiene cuadros importantes para dirigir los destinos de su partido. Tiene personajes que pueden resolver los conflictos internos de cada grupo político y, sobre todo, conserva en secreto aquellos cuya presencia e imagen, se mantiene respetada.

Así que no descarte que pueda existir un nuevo nombre.

Por supuesto que no será el delegado de gobernación, Javier Aguirre, como hace unos meses se divulgó en algunas columnas políticas, aunque tampoco no lo descarte como para que él sea uno de los personajes que determinen el movimiento final.

En los pasillos tricolores dicen que uno de los que podría salir al relevo, es precisamente el delegado de Oportunidades, Edgar Castro Cerrillo, el mejor presidente municipal interino que tuvo la capital.

Con tanto ajetreo político, no lo descarte así de pronto.