El otro enfoque

¿El cochambre azul se limpia el domingo?

1. Cincuenta por ciento de probabilidad

La guerra sucia que emprendieron los panistas en las redes sociales, con el objetivo de exhibir los trapos de inmundicia que no lograron limpiar en casa, probablemente se limpie este domingo de elecciones, aunque nada es seguro.

Les encanta el cochambre interno.

Mientras se pelean entre vísceras y vómitos, cientos de militantes se alistas para elegir a los próximos candidatos del PAN, quienes en su afán de alcanzar una curul en la siguiente legislatura, se valieron de agresiones, exhibiciones, acusaciones y demás cochambre perverso y denigrante.

El ejemplo lo ha impuesto el suspirante capitalino, Alejandro Navarro Saldaña, quien con su equipo de precampaña, diseñó una estrategia anónima para ventilar cuantiosos contratos millonarios que habría firmado su enemigo, Carlos Chávez, con el gobierno del estado de México.

Además de mofarse de su ex secretario adjunto del PAN, a quien lo ubican como “gandalla” y lo exhiben como un hombre pensante o reflexivo, pero a la mala, se han encargado de pegarle sin motivo aparente, pues el equipo de Navarro se muestra triunfador en Silao y Guanajuato.

Expectativa poco creíble.

En respuesta, ya salió a la luz que el empresario hotelero,  léase Alejandro Navarro, olvidó entregar la chequera de la dirigencia municipal del partido y dejó unas deudas pendientes por casi los 100 mil pesos. Negligencia lamentable si se trata de un administrador y con dos hoteles en la capital.

Pero no sólo eso, resulta que el afanado suspirante, dejó también pendientes mínimos, como servicios básicos, al grado de que el comité no tiene ni para pagar la energía eléctrica; reclamo que por supuesto,  no es anónimo, sino que lo denunció públicamente el actual dirigente municipal del PAN, Juan Hinojosa.

2. Ceci Arévalo, la favorita

En el caso del distrito X, los panistas Ceci Arévalo y Guillermo Aguirre, se enfrentarán también este domingo para buscar la candidatura. La favorita es, por supuesto, Ceci Arévalo, no sólo porque consiguió la firma del primer panista en Guanajuato, léase Miguel Márquez, sino porque ha sumado la militancia de Purísima y Silao.

El otro contendiente, Guillermo Aguirre, no ha sumado como se esperaba, pero ha hecho la lucha suficiente, cuando menos para legitimar a la favorita del Gobernador, aunque el ex funcionario de SEDATU, se que sin alguna posibilidad.

Para el caso del distrito VIII (Silao y Guanajuato) serán cerca de 900 los militantes panistas que se contemplan para la votación del domingo, mientras que en el distrito X (Silao, Romita, Purísima) la cantidad no rebasará los 800 votos.

Falta ver si hay participación de los azules, en medio de tanta cochinada. 

http://twitter.com/AlfonsoMachuca 

alfonsomachuca@yahoo.com.mx